La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

ANGELUS DEL 31 DE AGOSTO 2014 POR EL PAPA FRANCISCO


NOTICIAS


Después del parón de dos meses, se reanudó la Misa en Casa Santa Marta en compañía de peregrinos. Francisco en su homilía destacó que el Evangelio no se lee para aprender sino para encontrar a Jesús en él.

El drama de los iraquíes continúa. A la espera de que la Comunidad Internacional actúe contra el Estado Islámico, miles de refugiados siguen huyendo de sus hogares aterrorizados por las amenazas de los radicales.

VIDEOCATEQUESIS: Evangelio del domingo 23º del tiempo ordinario, 7 de Septiembre de 2014


VIDEO

TEXTO

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 01-09-14 (San Lucas 4,16-30)


“EL ME ENVIÓ A LLEVAR LA BUENA NOTICIA A LOS POBRES”

El Concilio Vaticano II presentaba la novedad bautismal de este modo: «Por la regeneración y la unción del Espíritu Santo, los bautizados son consagrados como casa espiritual» (LG 10). El Espíritu Santo «unge» al bautizado, le imprime su sello indeleble (cf. 2 Co 1, 21-22), y lo constituye en templo espiritual; es decir, le llena de la santa presencia de Dios gracias a la unión y conformación con Cristo.
Con esta «unción» espiritual, el cristiano puede, a su modo, repetir las palabras de Jesús: «El Espíritu del Señor está sobre mí; por lo cual me ha ungido» […]

«La misión de Cristo —Sacerdote, Profeta-Maestro, Rey— continúa en la Iglesia. Todos, todo el Pueblo de Dios es partícipe de esta triple misión». […]Los fieles laicos participan en el oficio sacerdotal, por el que Jesús se ha ofrecido a sí mismo en la Cruz y se ofrece continuamente en la celebración eucarística […]: «Todas sus obras, sus oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar, el trabajo cotidiano, el descanso espiritual y corporal, si son hechos en el Espíritu, e incluso las mismas pruebas de la vida […], se convierten en sacrificios espirituales aceptables a Dios por Jesucristo (cf. 1 P 2, 5), que en la celebración de la Eucaristía se ofrecen piadosísimamente al Padre junto con la oblación del Cuerpo del Señor.» (LG 34) […]

La participación en el oficio profético de Cristo, […], habilita y compromete a los fieles laicos a acoger con fe el Evangelio y a anunciarlo con la palabra y con las obras […]. Viven la realeza cristiana, antes que nada, mediante la lucha espiritual para vencer en sí mismos el reino del pecado (cf. Rm 6, 12); y después en la propia entrega para servir, […], al mismo Jesús presente en todos sus hermanos, especialmente en los más pequeños (cf. Mt 25, 40). Pero los fieles laicos están llamados de modo particular para dar de nuevo a la entera creación todo su valor originario. Cuando mediante una actividad sostenida por la vida de la gracia, ordenan lo creado al verdadero bien del hombre, participan en el ejercicio de aquel poder, con el que Jesucristo Resucitado atrae a sí todas las cosas y las somete, […], al Padre, de manera que Dios sea todo en todos (cf. Jn 12, 32; 1 Co 15, 28).

San Juan Pablo II (1920-2005)

papa

Exhortación apostólica “Christifideles laici / Los fieles laicos”, § 13-14 (trad. © copyright Libreria Editrice Vaticana)

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

Santa Rosa de Lima


<!– AddThis Button BEGIN –>
<div><a href=”http://www.addthis.com/bookmark.php?v=250&amp;pub=xa-4a9954f86c9b887e&#8221; title=”Bookmark and Share” target=”_blank”><img src=”http://s7.addthis.com/static/btn/v2/lg-share-en.gif&#8221; width=”125″ height=”16″ alt=”Bookmark and Share” style=”border:0″/></a></div>
<!– AddThis Button END –>

En perú se celebra el 30 de agosto

PATRONA DEL PERÚ,
LAS INDIAS Y FILIPINAS,

PRIMERA FLOR DE SANTIDAD DEL NUEVO MUNDO

por RODOLFO VARGAS RUBIO

Isabel Flores de Oliva nació el 30 de abril de 1586, en la festividad de santa Catalina de Siena, a la que profesaría a lo largo de su vida una gran devoción.

Santa Rosa

Fueron sus padres el capitán de arcabuceros Gaspar Flores, natural de Puerto Rico e hijo de españoles “cristianos viejos”, y la limeña María de Oliva, también criolla o acaso con algún grado de mestizaje. Era la cuarta de los diez vástagos del matrimonio que sobrevivieron a la infancia (otros tres nacieron muertos o murieron muy pequeños). Se la bautizó con el nombre de su abuela Isabel de Herrera, pero pronto se la comenzó a llamar Rosa por haberla visto en la cuna las que la cuidaban con el rostro bellísimo y encarnado como esta flor.

Era una niña muy hermosa y de cabellos rubios, de los cuales se preciaba y que cuidaba con esmero. Cuando tenía cinco años, jugando con su hermano Hernando, éste se los ensució, lo cual provocó el enojo de Rosa, que se oyó decir: “Si te preocupas por tus cabellos, que sepas que por ellos van muchas almas al infierno”. Estas palabras resonaron en su alma como un trueno y desde entonces formó la resolución de apartarse de las vanidades del mundo y de hacer vida de penitencia, formulando voto de perpetua virginidad. Ayudaba en las labores domésticas a su madre y a las criadas, pues la situación económica del hogar de los Flores de Oliva era más bien modesta. Vivían en una casa grande con huerto, a espaldas del hospital del Espíritu Santo “para mareantes” y con fachada que daba al río Rímac.

Rosa había sido instruida en el catecismo por su abuela Isabel y tuvo el ejemplo próximo de su hermana Bernardina, cinco años mayor que ella y joven de extraordinaria piedad. Estas dos mujeres influyeron decisivamente en su formación y a ambas las perdió siendo todavía una adolescente. Era muy fervorosa y aprendió a rezar por medio de jaculatorias que podía repetir día y noche, incluso cuando se hallaba enfrascada en la costura, en la que era muy hábil. Siendo de siete años decidió que en adelante la llamasen sólo Rosa como quería su madre, al cual nombre añadió el apelativo de Santa María. Cuando tuvo 10 años hizo voto de ayunar a pan y agua todos los miércoles, viernes y sábados, días tradicionales de penitencia. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.864 seguidores

%d personas les gusta esto: