La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Catequesis del Papa: San Anselmo, defensor de la libertad de la Iglesia


CIUDAD DEL VATICANO, 23 SEP 2009 (VIS).-San Anselmo, una de las personalidades más eminentes de la Edad Media, fue el protagonista de la catequesis del Santo Padre en la audiencia general de los miércoles.

Anselmo de Aosta, también llamado Anselmo de Bec y Anselmo de Canterbury, nació en Aosta  (Italia) en 1033. Primogénito de una familia noble, recibió de su madre una profunda educación humana y cristiana. Durante su juventud, tras un período de abandono de los estudios y de disipación moral, viajó a Francia en busca de nuevas experiencias y llegó a la abadía de Bec, atraído por la fama de Lanfranco de Pavía, prior del monasterio. El santo pasó a ser el discípulo privilegiado de Lanfranco y abrazó la vida monástica a los 27 años.

Tres años después, tras el nombramiento de Lanfranco como abad de Caen, Anselmo se convirtió en prior de Bec, revelando “dotes de educador refinado“. “No le gustaban los métodos autoritarios: comparaba a los jóvenes con pequeñas plantas que crecen mejor si no se las cierra en invernaderos y les concedía una sana libertad. Era muy exigente consigo mismo y con los demás en la observancia monástica, pero en lugar de imponer la disciplina hacía que se siguiera mediante la persuasión“, explicó el Papa.

Cuando Lanfranco de Pavía es nombrado arzobispo de Canterbury (Inglaterra) pide a Anselmo que le ayude en la instrucción de los monjes y con la comunidad eclesial, que se encontraba en una situación muy difícil debido a las invasiones normandas. A la muerte de Lanfranco, Anselmo le sucede en esa sede arzobispal en 1093. El santo “se empeñó inmediatamente en una lucha enérgica por la libertad de la Iglesia, sosteniendo con valor la independencia del poder espiritual del temporal” y “defendió a la Iglesia de las ingerencias indebidas de las autoridades políticas, sobre todo del rey Guillermo el Rojo y de Enrique I”. Su fidelidad al Papa le costó el exilio en 1103.

San Anselmo de CanterburyAnselmo dedicó los últimos años de su vida, falleció el 21 de abril de 1109, a la “formación moral del clero y a la investigación intelectual sobre cuestiones teológicas”, ganándose el título de Doctor Magnífico. “La claridad y el rigor lógico de su pensamiento tuvieron siempre como fin -recordó el Papa- llevar la mente a la contemplación de Dios, recalcando que los teólogos no pueden contar solo con su inteligencia, sino cultivar al mismo tiempo una experiencia de fe profunda“.

“La actividad del teólogo, según san Anselmo -dijo Benedicto XVI-, se desarrolla en tres estadios: la fe, don gratuito de Dios que debe ser acogido con humildad; la experiencia, que consiste en encarnar la Palabra de Dios en la existencia diaria y el verdadero conocimiento, que no es nunca fruto de razonamientos asépticos, sino de una intuición contemplativa“.

El amor por la verdad y la sed constante de Dios que marcaron la existencia de San Anselmo- concluyó el Santo Padre- sean para cada cristiano un estímulo para buscar la unión íntima con Cristo sin cansarse nunca” y “la dedicación llena de coraje que distinguió su acción pastoral y le acarreó a veces incomprensiones, amargura e incluso el exilio, animen a los pastores, a los consagrados y a todos los fieles a amar a la Iglesia de Cristo (…) sin abandonarla ni  traicionarla jamás“.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.901 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: