La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Evangelio del domingo 30 de junio de 2013, 13º del Tiempo Ordinario


Lucas 9, 51-62

Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén.

Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?”. Pero él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo.

Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: “¡Te seguiré adonde vayas!”. Jesús le respondió: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”.

Y dijo a otro: “Sígueme”. El respondió: “Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre”. Pero Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios”.

Otro le dijo: “Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos”. Jesús le respondió: “El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo prelado de Moyobamba

Después de anunciar la pasión, Jesús inicia el camino hacia Jerusalén; entre tanto va rechazando como discípulos a quienes no están dispuestos a seguirlo en la pobreza y renuncia a todo lo mundano.

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo…”. Con fórmula solemne y penetrante anuncia el Señor su muerte y resurrección. Muerte que no es fruto del azar, ni del destino, sino cumplimiento de la misión que el Padre le ha encomendado. Resurrección que es también ascensión. Aquí el evangelista evoca todo el misterio pascual, su etapa dolorosa y sombría y su etapa gloriosa y luminosa.

Contemplamos este momento decisivo en el Corazón de Jesús que “tomó la decisión de ir a Jerusalén”. El Señor toma esta decisión muy deliberada, libre de condicionamientos; quiere cumplir hasta el fin su misión, va a Jerusalén a entregar su vida en señal de amor al Padre y a todos nosotros. Nadie como Él se ha encarado tan libremente ante la muerte.

Hemos de aprender de Jesús a tomar decisiones importantes en nuestra vida; tomémoslas con el Señor, ayudados de su luz y de su gracia.

“Envió mensajeros por delante. De camino entraron en una aldea de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén”. Los judíos consideraban cismáticos a los samaritanos, porque éstos no daban culto a Dios en el templo de Jerusalén, sino en el que ellos habían construido en el monte Garizím. Los samaritanos se sentían despreciados por los judíos y por eso no los recibían cuando pasaban por su tierra.

Jesús no evita pasar por esta tierra, no es amigo de racismos, su amor es universal. El ha venido para que todos tengan vida abundante y conozcan al Padre.

“Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: “Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?”. Santiago y Juan son discípulos de genio vivo y violento, han tomado de Jesús el poder y no la misericordia, piden el fuego del cielo para los que no comprenden ni aceptan al Maestro; comidos por el celo de Dios estaban decididos a imponer las cosas a sangre y fuego; se sienten casi dueños de la fuerza de Dios y están dispuestos a usarla para lo que Dios no la usaría jamás: para la venganza personal. No se preocupan de que haya proporcionalidad entre el castigo y la falta cometida, tampoco se plantean el problema de su conversión personal. Todavía no habían comprendido mucho del mensaje de Jesús.

“Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea”. Jesús nos manifiesta una vez más la verdadera imagen de Dios. Contemplamos al Señor, sencillo, pacífico, paciente, humilde… Cristo, aun conociendo la tendencia humana a juzgar y condenar al prójimo, aun sabiendo de la intolerancia de sus discípulos que quieren que baje el fuego de la cólera divina sobre los que no piensan como ellos, acepta con paciencia a los suyos, los ama, sabe respetar sus ritmos de crecimiento, los plazos en el conocimiento de la verdad, aguanta sus deficiencias, sabiendo también que pueden ser transformados por su amor.

Ahora aparecen tres casos de vocación.

El primero es el hombre mismo el que se presenta, toma la iniciativa y le propone a Jesús: “Te seguiré adonde vayas”. Este hombre se cree seguro, fuerte, generoso. Jesús le advierte que para seguirle no basta el entusiasmo. Seguir al Señor tiene sus dificultades: “El Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”. Jesús le habla de pobreza, de participar en su destino trágico, de estar dispuesto a ser rechazado como Él lo fue. Seguir a Jesús en no tener  seguridades, porque Él es nuestra seguridad.

En el segundo y en el tercer caso es Jesús el que invita a seguirle. “A otro le dijo: Sígueme. Él respondió: Déjame primero ir a enterrar a mi padre”. La respuesta de Jesús: “Deja que los muertos entierren a sus muertos…”, es inverosímil. Dar sepultura a los muertos es un acto natural en todas las civilizaciones, y una obligación sagrada, es una obra de misericordia. Esta respuesta de Jesús nos indica que Dios siempre ha de ser el primero en todo, que seguirle a Él está en un orden distinto al terreno. El discípulo sólo tiene una cosa que hacer: “anunciar el Reino de Dios”, ante esto todo lo demás es relativo. Anunciar a Jesucristo no admite demora alguna.

“Otro le dijo: Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia”. El que quiera seguir a Jesús tendrá que poner en segundo plano todos los lazos familiares y afectivos. Para seguir a Jesús no sirve ni el que se entretiene en despedirse de sus familiares. Jesús es verdaderamente un hombre de carácter que sabe bien lo que quiere y está dispuesto a cumplir la voluntad del Padre sin vacilaciones. Su vida es un sí tajante a su vocación; por eso exigirá a los suyos: “El que echa la mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el Reino de Dios”.

Pidamos al Señor que conceda este temple a los que Él llama a consagrar toda la vida en su servicio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.864 seguidores

%d personas les gusta esto: