La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Programa de Actualización. Educación en Virtudes. del 29 de Agosto al 1 de Setiembre


1167132_492822417467129_1289018101_o

Evangelio para niños del Domingo XVIII del T.O. 4 de Agosto de 2013


4agosto2013

Videocatequesis: lecturas del domingo 4 de agosto de 2013; 18º del Tiempo Ordinario


VIDEO

TEXTO

Evangelio del domingo 4 de agosto de 2013, 18º del Tiempo Ordinario


Lucas 12, 13-21

Uno de la multitud le dijo: “Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia”.

Jesús le respondió: “Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?”. Después les dijo: “Cuídense de toda avaricia, porque aún en medio de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas”.

Les dijo entonces una parábola: “Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido mucho, y se preguntaba a sí mismo: ‘¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha’. Después pensó: ‘Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida’. Pero Dios le dijo: ‘Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?’.

Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios”.

COMENTARIO

por monseñor Rafael Escudero

Obispo Prelado de Moyobamba

Jesús denuncia un gravísimo peligro que llevamos dentro de nosotros: la avaricia, origen de injusticias, odios, intrigas, pleitos, discordias y escándalos. Ante las riquezas, aún las legítimas, podemos olvidarnos fácilmente que fuimos creados para la eternidad.

“Uno de la multitud le dijo: ‘Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia’”.

Contemplamos al Señor atendiendo, en medio de sus ocupaciones, a las personas que se acercaban a Él, dispuesto a escuchar y responder.

Entre los judíos, el primogénito tenía doble parte que cada uno de los hermanos en la herencia del padre y de la madre, él era el que debía liquidar los bienes y dar su parte a los demás hermanos; cuando surgían problemas los rabinos eran los que hacían justicia; como este hombre juzga a Jesús como rabino y reconoce su autoridad, a él acude para que le haga justicia. Leer más de esta entrada

Bendición Iglesia de Nueva Cajamarca


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.834 seguidores

%d personas les gusta esto: