La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Obispo prelado

Felicidades

Felicidades

Evangelio del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario, 2 de Agosto de 2015


San Juan 6,24-35

Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.

Al encontrarlo en la otra orilla, le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo llegaste?”. Jesús les respondió: “Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse.
Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello”.

Ellos le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”.

Jesús les respondió: “La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado”.

Y volvieron a preguntarle: “¿Qué signos haces para que veamos y creamos en ti? ¿Qué obra realizas? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: Les dio de comer el pan bajado del cielo”.

Jesús respondió: “Les aseguro que no es Moisés el que les dio el pan del cielo; mi Padre les da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que desciende del cielo y da Vida al mundo”.

Ellos le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”.

Jesús les respondió: “Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

En el Evangelio, el discurso sobre el pan de Vida, que Jesús pronuncia después de la multiplicación de los panes, intenta desvelar el profundo significado de lo que ha hecho. La multiplicación de los panes era preparación psicológica y espiritual de los discípulos y el pueblo sobre el pan de Vida, que es la Persona de Jesús y su palabra, la fe necesaria en Él y la Eucaristía.

«Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús».

Lo primero que constatamos es que Jesús atrae poderosamente a una multitud, que le busca, le sigue por doquier sacudida por el entusiasmo del milagro que ha tocado con sus manos. ¿Qué sentían las gentes ante Él? Dos sentimientos reflejan constantemente los evangelistas, mezclados muchas veces: maravilla y temor ante sus palabras y, sobre todo, ante sus obras. Muchos de los que forman parte de esa multitud que le sigue y le escucha, no se convierte, ni cambia de vida; otros, sí.; otros le siguen por intereses materiales.

Y Yo ¿busco a Jesús? ¿Por qué? ¿Para qué? Leer más de esta entrada

Felicidades

Fiestas Religiosas en Honor de los Patronos Santiago Apóstol y Santa Ana


Santiago Apostol Catedral de Moyobamba

A lo largo de nuestras vidas, vamos encontrando personas que nos ayudan a crecer, que nos estimulan a ser mejores, que nos quieren antes de que nosotros les hayamos querido y que nos hacen, por ello, fácil quererles. Son grandes ayudas en nuestras necesidades.

De entre estas personas destacan los santos, que, aunque nos puedan parecer personas del pasado, son hombres y mujeres vivos, que, por estar junto a Dios, están muy cercanas a nosotros y a nuestras necesidades. Los santos son modelos, pero, sobre todo, intercesores, abogados, personas que rezan por nosotros y con nosotros a Dios.

Especial es para nosotros en Moyobamba, Santiago, fiel discípulo del Señor, que viene a nosotros, como lo vinieron nuestros antiguos, galopando en su caballo, rápido y fuerte, en nuestro auxilio, para ayudarnos a luchar las batallas de nuestra vida, contra el mal. Leer más de esta entrada

Evangelio del Domingo XVII del Tiempo Ordinario, 26 de julio de 2015


San Juan 6,1-15

Después de esto, Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos.

Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para darles de comer?”. El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer.

Felipe le respondió: “Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan”.

Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?”.

Jesús le respondió: “Háganlos sentar”.Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron.

Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada”.

Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada. Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: “Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo”. Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

“En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea. Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos”. Impresiona realmente ver a Jesús permanentemente asediado, agobiado, acosado por las multitudes. Las muchedumbres le seguían, todos andaban buscándole, venían a él de todas partes. Para muchos, Jesús era el profeta que esperaban. En algunos casos llegaban a la fe.Pero era la de las multitudes una fe muy vacilante, porque buscaban mucho más los milagros que la doctrina que Jesús les predicaba. E,incluso más que por los milagros o por el aspecto espiritual de éstos, por los beneficios materiales que de ellos se derivaban.  “Jesús entonces levantó lo ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Dónde compraremos panes para dar de comer a toda esta gente?” Leer más de esta entrada

Feliz Aniversario Sacerdotal 15-07-2015

Evangelio del Domingo XVI del Tiempo Ordinario, 19 de julio de 2015


San Marcos 6, 30-34

Los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. El les dijo: “Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco”. Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer. Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto.
Al verlos partir, muchos los reconocieron, y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos. Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo Prelado de Moyobamba

“En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado”. Los apóstoles de Jesús acababan de vivir también una apasionante experiencia: por vez primera el Maestro les había enviado a predicar solos. Y habían regresado, a la vez, felices y cansados. Estaban hambrientos de soledad para comentar con Jesús esta su primera aventura apostólica.

Después de la acción viene el compartir con Jesús en la oración, en la Eucaristía, en la adoración., al acabar el día. ¡Ayúdanos, Señor, a revisar contigo nuestras vidas! Leer más de esta entrada

Feliz Aniversario Sacerdotal 13-07-2015

Feliz Aniversario Sacerdotal 11-07-2015

26 ANIVERSARIO DE ORDENACIÓN SACERDOTAL


MONS. RAFAEL ESCUDERO LÓPEZ-BREA

Toledo, 09 de Julio de 1989 – Moyobamba,09 de Julio de 2015

Mons. Oficial

Mons. Rafael Escudero López-Brea nació el 4 de abril de 1962, en Quintanar de la Orden , provincia de Toledo, España.

Tras realizar sus primeros estudios en su pueblo natal, continuó su formación sacerdotal en el Seminario Mayor de Toledo, Instituto Teológico de San Ildefonso.

Fue ordenado sacerdote el 9 de julio de 1989. Ha ejercido el ministerio sacerdotal como Vicario parroquial de Sonseca (1989-1991); Párroco de la Parroquia de San Bartolomé de las Abiertas y Campillo de la Jara (1991-1994); profesor de religión en varios Institutos públicos (1992-1998);  Viceconsiliario y, posteriormente, Consiliario del Movimiento “Cursillos de Cristiandad” de Toledo (1991 al 2004); Capellán del Colegio “San Prudencio”, de Talavera de la Reina (1994-1998); Párroco de Cebolla (1998-2003); colaborador de la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en Talavera de la Reina (2003-2004); Administrador parroquial de la Parroquia de Montesclaros (2004).

En el año 2004 llegó a Perú, en el primer grupo de sacerdotes diocesanos de Toledo que atienden la Prelatura de Moyobamba, encomendada por la Santa Sede a la Archidiócesis de Toledo.

Después de haberse desempeñado como Vicario General y Párroco de la Catedral de la Prelatura, fue nombrado Obispo Coadjutor de Moyobamba el 8 de julio de 2006 por el Papa Benedicto XVI.

Recibió la ordenación episcopal en Moyobamba el día 26 de agosto, de manos del Sr. Cardenal Arzobispo de Toledo, Mons. Antonio Cañizares Llovera.

Desde el 21 de julio de 2007 es el Obispo Prelado de la Prelatura de Moyobamba.

tarj pag

Evangelio del Domingo XV del Tiempo Ordinario, 12 de julio de 2015


San Marcos 6,7-13

Entonces llamó a los Doce y los envió de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros. Y les ordenó que no llevaran para el camino más que un bastón; ni pan, ni alforja, ni dinero; que fueran calzados con sandalias, y que no tuvieran dos túnicas. Les dijo: “Permanezcan en la casa donde les den alojamiento hasta el momento de partir. Si no los reciben en un lugar y la gente no los escucha, al salir de allí, sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos”. Entonces fueron a predicar, exhortando a la conversión; expulsaron a muchos demonios y curaron a numerosos enfermos, ungiéndolos con óleo.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

En el Evangelio de este domingo, Jesús toma la iniciativa de enviar los doce Apóstoles en misión. “Entonces llamó a los Doce y los envió de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros”. 

La palabra «apóstoles» significa justamente «enviados, mandados». Su vocación se realizará plenamente luego de la resurrección de Cristo, con el don del Espíritu Santo en Pentecostés. Sin embargo, es muy importante que desde el principio Jesús quiera hacer partícipes a los Doce en su acción: es una especie de «aprendizaje» con vistas a la gran responsabilidad que les espera. El hecho que Jesús llame algunos discípulos a colaborar directamente en su misión, manifiesta un aspecto de su amor: El no desdeña la ayuda que otros hombres puedan aportar a su obra; conoce sus limitaciones, sus debilidades, pero no las desprecia, es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados

Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.981 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: