Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Evangelio del Domingo del Corpus Christi, 23 de juno de 2019


Lc 9,11-17

Pero la multitud se dio cuenta y lo siguió. El los recibió, les habló del Reino de Dios y devolvió la salud a los que tenían necesidad de ser curados.
Al caer la tarde, se acercaron los Doce y le dijeron: “Despide a la multitud, para que vayan a los pueblos y caseríos de los alrededores en busca de albergue y alimento, porque estamos en un lugar desierto”.
El les respondió: “Denles de comer ustedes mismos”. Pero ellos dijeron: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente”.
Porque eran alrededor de cinco mil hombres. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: “Háganlos sentar en grupos de cincuenta”.
Y ellos hicieron sentar a todos.
Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que se los sirvieran a la multitud.
Todos comieron hasta saciarse y con lo que sobró se llenaron doce canastas.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo prelado de Moyobamba

“En aquel tiempo. Jesús se puso a hablar a la multitud del reino de Dios”. Contemplamos a Jesús, lleno de amor y compasión, conmovido ante el entusiasmo de la multitud que le seguía hambrienta y sedienta de pan y agua, al final de la jornada, pero más necesitada aún, aunque muchos ni siquiera lo supiesen, de otro pan y otra bebida que calmase el hambre y la sed de felicidad y de vida auténtica. Jesús ve en cada uno de esta multitud a la humanidad que lleva en su corazón un limpio deseo de encontrar la verdad y el amor Leer más de esta entrada

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 18-06-2019 (San Mateo 5,43-48.)


“Amad a vuestros enemigos” (Mt 5,44)

  • Queridos hermanos, nadie puede dispensarse de amar a los enemigos. Alguien me puede decir: “Yo no puedo ayunar, no puedo orar durante la noche.” ¿Se puede decir: no puedo amar? Uno puede decir: “No puedo dar todos mis bienes a los pobres y servir a Dios en un monasterio”, pero no se puede decir: “yo no puedo amar.” Tú me dirás: “Yo no me puedo privar de los bienes y de los alimentos.” Yo te lo creo, pero si tú dices que no puedes perdonar a los que te han hecho daño, no te lo creo en absoluto. No tenemos ninguna excusa de no hacerlo porque debemos cumplir esta limosna sacándola no del tesoro de nuestros bienes sino de nuestro corazón. Amemos, pues, no solamente a los amigos sino también a los enemigos… Pero tú me dirás: “Mi enemigo me ha hecho tanto mal que de ninguna manera le puedo amar.” Tú miras lo que te hizo este hombre y no miras lo que tú has hecho a Dios. ¡Examina atentamente tu conciencia: tú has cometido sin darte cuenta muchas más faltas contra Dios que un hombre haya cometido contra ti. ¿Con qué osadía esperas, pues, que Dios te perdone lo mucho cuando tú no perdonas lo poco?

San Cesáreo de Arlés (470-543)

monje y obispo

Sermón 223, 3.6

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

CANCIONERO CATOLICO

Videocatequesis Domingo del Corpus Christi, 23 de juno de 2019

Vatican Media Live

EN VIVO Misa Coral del Cabildo

Santa Misa emitida el Domingo 16.06.19

Evangelio para niños del Domingo de la Santísima Trinidad. 16 de Mayo de 2019

Felicidades

El mito de la homosexualidad incurable


homosexual1(AnálisisDigital/CCSG) Existe un verdadero drama: el de la homosexualidad. Cualquiera que haya conocido un poco de cerca de una persona homosexual, siente una gran compasión, comprende y aprecia de forma muy especial a quienes sufren esa situación. Es necesario hacerse el cargo de la realidad de su sufrimiento y no fijarse tanto en el rabioso comportamiento del lobby gay que ejercen sólo unos cuantos que ignoran que se puede salir de esa situación o no quieren.

La pregunta, por tanto, es: ¿resulta posible salir de la homosexualidad? No digo que sea fácil porque no lo es, pero tampoco es imposible ni se está abocado al fatalismo ni cuando las tendencias homosexuales sean intensas y estén muy arraigadas. La idea de que el homosexual no puede cambiar suele responder más a una reivindicación de grupo que a una realidad orgánica o fisiológica.

La medicina ha avanzando mucho, y hay abundante experiencia clínica que afirma y demuestra que la homosexualidad se puede superar con una terapia adecuada. El psicólogo holandés Gerard van der Aardweg, lo afirma y lo avala con su experiencia clínica de veinte años de estudios sobre la homosexualidad. Subraya que el homosexual tiene también instintos heterosexuales pero que suelen estar bloqueados por su convencimiento homosexual. Por eso, la mayor parte de los pacientes que lo desean verdaderamente y se esfuerzan con perseverancia mejoran en uno o dos años, y poco a poco disminuyen o desaparecen sus obsesiones homosexuales, aumentan su alegría de vivir y su sensación general de bienestar. Leer más de esta entrada

Capilla de adoración eucarística en directo (online/en vivo)

JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE


Tableau.AlphaAndOmega

Hoy jueves posterior a la solemnidad de Pentecostés, se celebra en algunos países del mundo la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Aunque no figura en el calendario de la Iglesia universal, esta fiesta se ha ido extendiendo por muchos países y diócesis. Hoy Mayo 24 de 2018 se celebra en otros países.

La fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, fue introducida en España en 1973. Posteriormente fue solicitada por numerosos Episcopados de todo el mundo.

Se celebra el jueves posterior a la solemnidad de Pentecostés. Tiene categoría de fiesta y cuenta con textos propios para la Misa y para el Oficio. En muchas diócesis se celebra también en este día la Jornadade santificación de los sacerdotes.

Sacerdote

Es un mediador autorizado para ofrecer sacrificios a Dios en reconocimiento de Su dominio supremo y en expiación por los pecados.

Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. (Hebreos 5,1).

Como sabemos, el Nuevo Testamento no utiliza el término sacerdote para referirse a los ministros de la comunidad. Lo reserva para denominar a Cristo (cf. Hb 6-10) y al pueblo de Dios, todo él sacerdotal (cf.  1Pe 2,9).

En relación con Cristo, la carta a los Hebreos interpreta su sacrificio, en oposición a los sacrificios de los sacerdotes de la antigua alianza, como el nuevo, único y definitivo sacerdocio: «Así también Cristo no se apropió la gloria de ser sumo sacerdote, sino que Dios mismo le había dicho: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. O como dice también en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre igual que Melquisedec» (Hb 5,5-6). La misma carta añade: «Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos» (Hb 9,11).

Mediante el bautismo, todos hemos sido configurados con Cristo Profeta, Sacerdote y Rey. Nuestra vida es sacerdotal en la medida en que, unida a la suya, se convierte en una completa oblación al Padre.

Hoy es también un día adecuado para meditar lo que nos dicen las Constituciones al hablar de los misioneros presbíteros: «Configurados por medio del Sacramento del Orden con Cristo Sacerdote, cuya persona representan principalmente en la celebración de la Eucaristía, compartan su muerte y su vida, de modo que conviviendo con los hombres susciten en los demás el recuerdo de la presencia del Señor» (CC 83).

A %d blogueros les gusta esto: