La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Segundo miércoles de Pascua. Pbro. Ricardo Calderón.

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 26-04-2017 (San Juan 3,16-21.) miércoles de la segunda semana de Pascua


“El que cree en mi no morirá, sino que obtendrá la vida eterna”

¿Qué nos está diciendo pues la cruz de Cristo, que es en cierto sentido la última palabra de su mensaje y de su misión mesiánica? Y sin embargo ésta no es aún la última palabra del Dios de la alianza: esa palabra será pronunciada en aquella alborada, cuando las mujeres primero y los Apóstoles después, venidos al sepulcro de Cristo crucificado, verán la tumba vacía y proclamarán por vez primera: «Ha resucitado». Ellos lo repetirán a los otros y serán testigos de Cristo resucitado.

No obstante, también en esta glorificación del hijo de Dios sigue estando presente la cruz, la cual —a través de todo el testimonio mesiánico del Hombre-Hijo— que sufrió en ella la muerte, habla y no cesa nunca de decir que Dios-Padre, que es absolutamente fiel a su eterno amor por el hombre, ya que «tanto amó al mundo —por tanto al hombre en el mundo— que le dio a su Hijo unigénito, para que quien crea en él no muera, sino que tenga la vida eterna».

Creer en el Hijo crucificado significa «ver al Padre», (Jn 14,9) significa creer que el amor está presente en el mundo y que este amor es más fuerte que toda clase de mal, en que el hombre, la humanidad, el mundo están metidos. Creer en ese amor significa creer en la misericordia. En efecto, es ésta la dimensión indispensable del amor, es como su segundo nombre y a la vez el modo específico de su revelación y actuación respecto a la realidad del mal presente en el mundo que afecta al hombre y lo asedia, que se insinúa asimismo en su corazón y puede hacerle  «perecer en la gehenna” (Mt 10,28).

San Juan Pablo II (1920-2005)

Papa
Encíclica «Dives in misericordia», § 7 (trad. © Libreria Editrice Vaticana)

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

SAN MARCOS (Evangelista)


marcosevangelista_25abrilParece que su familia era la dueña de la casa donde Jesús celebró la Ultima Cena, donde estaban los apóstoles reunidos el día de Pentecostés cuando recibieron al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. Era un niño cuando Jesús predicaba y, probablemente fue uno de los primeros bautizados por San Pedro el día de Pentecostés.

Era primo de San Bernabé y acompañó a este y a San Pablo en el primer viaje misionero que hicieron estos dos apóstoles. Pero al llegar a regiones donde había muchos guerrilleros y atracadores, donde según palabras de San Pablo: “había peligro de ladrones, peligro de asaltos en los caminos, peligro de asaltos en la soledad” (2 Cor.), Marcos se atemorizó y se apartó de los dos misioneros y se volvió otra vez a su patria.

En el segundo viaje Bernabé quiso llevar consigo otra vez a su primo Marcos, pero San Pablo se opuso, diciendo que no ofrecía garantías de perseverancia para resistir los peligros y las dificultades del viaje. Esto hizo que los dos apóstoles se separaran y se fueran cada uno por su lado a misionar. Después volverá a ser otra vez muy amigo de San Pablo.

San Marcos llegó a ser el secretario y hombre de confianza de San Pedro. Como le escuchaba siempre sus sermones que no eran sino el recordar los hechos y las palabras de Jesús, Marcos fue aprendiéndolos muy bien. Y dicen que a pedido de los cristianos de Roma escribió lo que acerca de Jesucristo había oído predicar al apóstol. Esto es lo que se llama “Evangelio según San Marcos”. Leer más de esta entrada

EVANGELIO DEL DOMINGO III DE PASCUA, 30 de abril de 2017


Lucas 24, 13-35

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.Él les dijo:-« ¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino? »Ellos se detuvieron preocupados. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó:-«¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»Él les preguntó:-«¿Qué?»Ellos le contestaron:-«Lo de Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron tambien al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.»Entonces Jesús les dijo:-« ¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?»Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo:-«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.»Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.Ellos comentaron:-«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?»Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:-«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.»Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

“Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a un pueblo llamado Emaús, distante unos once kilómetros de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido”. Es la historia de dos seguidores del Maestro que en la tarde del domingo regresan a su pueblo. Conocemos el nombre del más importante de ellos, llamado Cleofás. Nada sabemos del otro. Vivían en un pueblo llamado Emaús, en los alrededores de Jerusalén.

Leer más de esta entrada

Regina Coeli 23 de abril de 2017: Papa Francisco

VIDEOCATEQUESIS: EVANGELIO DEL DOMINGO III DE PASCUA, 30 de abril de 2017

NOTICIAS – 4ª semana de abril 2017


El Papa confirma que canonizará a dos de los videntes de Fátima

Los pastorcillos Francisco y Jacinta fueron beatificados por Juan Pablo II en el 2000.

Musulmanes explican por qué es tan importante el viaje del Papa a Egipto

“Es un gran honor para los musulmanes recibir al gran lider cristiano”, dice uno de ellos.

Agenda del Papa: Viaje a Egipto

Comienza la semana con una nueva reunión del Consejo de Cardenales.

El Papa se conmueve al recordar a mujer degollada por ser cristiana

Visitó la basílica romana dedicada a los mártires del siglo XX y XXI.

Los cristianos en Siria dicen: “Finalmente Dios nos salvará”

Mons. Audo, obispo de Alepo, pide que Siria no se destruya porque es ejemplo de convivencia.

La historia de la iglesia que nunca llegó a construirse dentro del Coliseo de Roma

Una exposición explica las múltiples vidas que ha tenido este mítico edificio.

“La estrategia de Trump es mantenerse a distancia del Papa”

Trump viajará a Italia en mayo para el G7 pero no aclara si quiere ver al Papa.

“El mejor regalo” la película que enseña a perdonar

Relata historias de personas que encontraron el coraje de perdonar las mayores atrocidades.

Felicidades

Imagen del Evangelio de la semana (Domingo 23 de abril)‏

CANCIONERO CATOLICO

MENSAJE PASTORAL


MENSAJE PASTORAL

Caminos de actuación pastoral entorno a

«Amoris Laetitia»

A todos los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, a los animadores de las comunidades rurales, a los catequistas y a todos los fieles laicos de la Prelatura de Moyobamba.

Queridos hermanos y hermanas:

Después de haber celebrado con gozo el Encuentro de Prelatura 2017 entre sacerdotes, religiosos y religiosas, en el que hemos tenido la oportunidad de orar, compartir la alegría de nuestra consagración al Señor en el servicio a la misión y de estudiar juntos la Exhortación Apostólica Postsinodal «Amoris Laetitia» del Papa Francisco, recogiendo el trabajo que hemos llevado a cabo en torno a este documento, me dirijo a todos ustedes y a todo el Pueblo de Dios que camina en la Prelatura de Moyobamba con este mensaje pastoral.

I    «Amoris Laetitia»

Este mensaje reflexiona sobre la exhortación apostólica «Amoris Laetitia», aborda cuestiones pastorales delicadas como la formación de la conciencia, y da indicaciones sobre cómo implementar el texto pontificio en la Prelatura. 

Las disposiciones y la información que lo acompañan no presentan cambios en la doctrina de la Iglesia, y son consistentes con las enseñanzas de los papas el Beato Pablo VI, San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Mi intención como obispo es ayudar a los fieles a acoger el documento «Amoris Laetitia» y ponerlo en la perspectiva de la evangelización y planificación pastoral. Por eso, las disposiciones quieren ser una guía particularmente útil para los sacerdotes y demás agentes pastorales. Éstas serán un recurso clave para revisar y actualizar los programas de preparación al matrimonio en nuestra prelatura de Moyobamba.

Al publicar «Amoris Laetitia», el Papa Francisco hace un nuevo llamamiento a la Iglesia para renovar e intensificar la proclamación misionera cristiana acerca de la naturaleza del sacramento del matrimonio y de la familia.  Con ello, el Santo Padre, en unión con toda la Iglesia, espera fortalecer a las familias ya existentes y tender la mano a quienes han fracasado en su matrimonio, incluyendo a todos los que están marginados de la vida de la Iglesia. Leer más de esta entrada

Así puedes obtener indulgencia plenaria por 100 años de Virgen de Fátima


virgendefatima_facebooksantuariodefatima_291116

Imagen de la Virgen de Fátima en el Santuario en Portugal

FÁTIMA, 29 Nov. 16 / 05:01 pm (ACI).- Por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima en Portugal, el Papa Francisco ha decidido conceder la indulgencia plenaria durante todo el Año Jubilar que comenzó el 27 de noviembre y terminará  el 26 de noviembre de 2017.

El Santuario de Fátima indicó que para obtener las indulgencias plenarias los fieles deben  cumplir primero con condiciones habituales: confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Santo Padre.

En declaraciones a ACI Prensa, el secretario de la rectoría del Santuario de Fátima en Portugal, André Pereira, explicó que las indulgencias plenarias podrán obtenerse durante todo el Año Jubilar y para ello existen tres maneras, detalladas en un comunicado publicado en el sitio web del santuario.

1.- Peregrinar al Santuario

La primera forma es que “los fieles vengan en peregrinación al Santuario de Fátima en Portugal y que allí participen en una celebración u oración dedicada a la Virgen”.

Además de ello los fieles deben rezar el Padrenuestro, recitar el Credo e invocar a la Madre de Dios.

2.- Ante cualquier imagen de la Virgen de Fátima en todo el mundo

La segunda forma se aplica para “los fieles piadosos que visitan con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o local adecuado en los días de los aniversarios de las apariciones, el 13 de cada mes desde mayo hasta octubre (de 2017), y participen allí devotamente en alguna celebración u oración en honor de la Virgen María”.

Al respecto de la segunda forma, el secretario de la rectoría del Santuario de Fátima indicó a ACI Prensa que la visita a la imagen la Virgen “no tiene que ser necesariamente solo en Fátima o exclusivamente en Portugal” sino que puede ser en cualquier parte del mundo.

También se debe rezar un Padrenuestro, el Credo e invocar a la Virgen de Fátima.

3.- Ancianos y enfermos

La tercera forma de obtener una indulgencia se aplica a las personas que por la edad, enfermedad u otra causa grave estén impedidos de movilizarse.

Pueden rezar ante una imagen de la Virgen de Fátima y deben unirse espiritualmente en las celebraciones jubilares en los días de las apariciones, los días 13 de cada mes, entre mayo y octubre de 2017.

Además tienen que “ofrecer con confianza a Dios misericordioso, a través de María, sus oraciones y dolores o los sacrificios de su propia vida”.

A %d blogueros les gusta esto: