La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

La Natividad de San Juan Bautista, 24 de junio de 2018


 San Lucas 1,57-66.80

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre;
pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Este pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel..

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

“A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo”. Fue ello causa de admiración y alegría para los parientes y vecinos de Isabel y Zacarías. Dios había dado a la anciana madre una hermosa prueba de su misericordia haciendo desaparecer su esterilidad y el oprobio que ésta llevaba consigo. “Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban”. Este nacimiento era presagio de bienaventuranza para todos. Leer más de esta entrada

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 18-06-2018 (San Mateo 5,38-42.)


«Yo les digo que no respondan al malvado»

«Quien observa toda la ley pero falta en un solo precepto, infringe el conjunto de la Ley» (St 2:10). ¿Cuál es ese único precepto sino el verdadero amor, la caridad perfecta? Es de ella que el apóstol Pablo ha dicho también: «Una sola formula contiene toda la Ley en su plenitud: Amarás a tu prójimo como a ti mismo».

Pues la verdadera caridad es paciente en la adversidad y moderada en la prosperidad. Es fuerte en el doloroso sufrimiento, alegre en las buenas obras, perfectamente segura en la tentación. La caridad es mansa entre los verdaderos hermanos, y muy paciente entre los falsos. Es inocente en medio de las emboscadas; gime en medio de la maldad; respira en la verdad. Es casta en Susana casada, viuda en Ana, virgen en María (Dn 13, 1s; Lc 2:36). Es humilde en la obediencia de Pedro y libre en la argumentación de Pablo. Es humana en los testimonios de los cristianos, divina en el perdón de Cristo. Pues la verdadera caridad, hermanos muy queridos, es el alma de todas las Escrituras, la fuerza de la profecía, el armazón del conocimiento, el fruto de la fe, la riqueza de los pobres, la vida de los moribundos. Guárdenla entonces fielmente; aprécienla de todo su corazón y de toda la fuerza de su espíritu (Mc 12:30).

San Cesáreo de Arlés (470-543), monje y obispo
Sermones al pueblo, n° 23, 4-5, inspirándose de san Agustín (Trad. ©Evangelizo.org)

FUENTE:es.catholic.net/

Rezo del Regina Coeli: 17 de junio de 2018

VIDEOCATEQUESIS: Evangelio del Domingo de la Natividad de San Juan Bautista, 24 de junio de 2018

Evangelio del Domingo XI del tiempo ordinario, 17 de junio de 2018


San Marcos 4,26-34

Y decía: “El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha”.
También decía: “¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra”.
Y con muchas parábolas como estas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender.
No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

Las dos parábolas de este domingo tienen en común el símbolo de la germinación, de la fuerza de la vida naciente. Jesús ve así su obra. Jesús proclama la cercanía del Reino de Dios. El Reino de Dios comienza como un gran tiempo de cosecha.

“Cristo, para hacer la voluntad del Padre, inauguró en la tierra el Reino de los cielos” (Concilio Vaticano II. LG 3). La voluntad del Padre es “elevar a los hombres a la participación de la vida divina” (LG 2). Lo hace reuniendo a los hombres en torno a su Hijo, Jesucristo. Esta reunión es la Iglesia, que es sobre la tierra “el germen y el comienzo de este Reino” (LG 5). Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO 13 DE JUNIO 2018


El Santo Padre Francisco comenzó este 13 de junio, un nuevo ciclo de catequesis dedicado a los mandamientos en la Audiencia General, coincidiendo con la fiesta de San Antonio de Padua. El Papa Francisco se remontó a los orígenes y narró cómo indicó Jesús a un hombre el camino de los mandamientos. El diálogo de Jesús con aquel hombre que se acercó a preguntarle lo que tenía que hacer para heredar la vida eterna. “En su pregunta latía el deseo de una vida plena, auténtica. Jesús le responde indicándole el camino del cumplimiento de los mandamientos”.

SAN ANTONIO DE PADUA


ANTONIO SAN...DE PADUA.B.MEGF.LUNES 13 DE JUNIO DE 2011.

Los padres de San Antonio eran muy ricos y querían ver a su hijo como distinguido hombre de sociedad. Él, en cambio, quería ser pobre por amor de Cristo y por eso se hizo franciscano.

Antonio era un gran predicador. Lo mandaron como misionero por numerosas ciudades por Italia y Francia. Convirtió a muchos pecadores sobre todo con su buen ejemplo. Cuentan que mientras oraba en su habitación se le apareció Jesús, le puso las manitas al cuello y lo besó. Antonio recibió esta gracia extraordinaria por que mantuvo su alma limpia incluso del mas mínimo pecado y amaba mucho a Jesús.

Cuando Antonio enfermó se retiró a un monasterio en las afueras de Padua, donde murió a la edad de 36 años, el 13 de Junio de 1231.

Leer más de esta entrada

Evangelio para niños del Domingo XI del tiempo ordinario. 17 de junio de 2018

Feliz Aniversario Sacerdotal 12-06-2018

¿ES PECADO DECIR GROSERIAS? (Padre Montijo)

Vatican Media Live (en directo)

NOTICIAS – 3ª semana de Junio 2018


El amor se demuestra con obras, no con grandes discursos

 “En la Iglesia no hay jefes, la Iglesia somos todos”

El Papa da a periodistas tres claves para ejercer su profesión: periferia, verdad y esperanza

El Papa Francisco a ejecutivos de empresas petrolíferas: Es necesario evitar los oportunismos y cinismos

Papa pide oraciones para que las redes sociales no sean lugares de alienación de las personas

Las dos claves para evitar que un sacerdote caiga en los abusos sexuales

El Papa acepta las primeras renuncias de obispos de Chile tras casos de abusos

Vaticano presenta informe sobre la Amazonia y pide fin de la indiferencia ante sufrimiento indígena

Experto en reconstrucción facial devuelve el rostro a santa Zdislava Berka

El Papa envía un mensaje de condolencias por las víctimas del volcán Fuego en Guatemala

El grupo musical Alfareros lanza su nuevo disco titulado “70 veces 7”

Astronautas visitan al Papa y lo equipan para viajar al espacio

Portero del Real Madrid cuenta cómo su fe en Dios le ayudó a llegar a lo más alto

A %d blogueros les gusta esto: