La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE


Tableau.AlphaAndOmega

Hoy jueves posterior a la solemnidad de Pentecostés, se celebra en algunos países del mundo la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Aunque no figura en el calendario de la Iglesia universal, esta fiesta se ha ido extendiendo por muchos países y diócesis. Hoy Mayo 24 de 2018 se celebra en otros países.

La fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, fue introducida en España en 1973. Posteriormente fue solicitada por numerosos Episcopados de todo el mundo.

Se celebra el jueves posterior a la solemnidad de Pentecostés. Tiene categoría de fiesta y cuenta con textos propios para la Misa y para el Oficio. En muchas diócesis se celebra también en este día la Jornadade santificación de los sacerdotes.

Sacerdote

Es un mediador autorizado para ofrecer sacrificios a Dios en reconocimiento de Su dominio supremo y en expiación por los pecados.

Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. (Hebreos 5,1).

Como sabemos, el Nuevo Testamento no utiliza el término sacerdote para referirse a los ministros de la comunidad. Lo reserva para denominar a Cristo (cf. Hb 6-10) y al pueblo de Dios, todo él sacerdotal (cf.  1Pe 2,9).

En relación con Cristo, la carta a los Hebreos interpreta su sacrificio, en oposición a los sacrificios de los sacerdotes de la antigua alianza, como el nuevo, único y definitivo sacerdocio: «Así también Cristo no se apropió la gloria de ser sumo sacerdote, sino que Dios mismo le había dicho: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. O como dice también en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre igual que Melquisedec» (Hb 5,5-6). La misma carta añade: «Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos» (Hb 9,11).

Mediante el bautismo, todos hemos sido configurados con Cristo Profeta, Sacerdote y Rey. Nuestra vida es sacerdotal en la medida en que, unida a la suya, se convierte en una completa oblación al Padre.

Hoy es también un día adecuado para meditar lo que nos dicen las Constituciones al hablar de los misioneros presbíteros: «Configurados por medio del Sacramento del Orden con Cristo Sacerdote, cuya persona representan principalmente en la celebración de la Eucaristía, compartan su muerte y su vida, de modo que conviviendo con los hombres susciten en los demás el recuerdo de la presencia del Señor» (CC 83).

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 24-05-2018 (San Marcos 9,41-50.)


«La sal de la humildad»

Si quieren ser grandes no alardeen como el fariseo de la parábola (Lc 18:9s), y entonces serán verdaderamente grandes. Crean que no tienen méritos, y entonces tendrán. El publicano se reconoció pecador así mismo, y se convirtió en un justo; ¡cuanto más el justo que se reconoce pecador verá su justicia y sus méritos agrandarse! puesto que la humildad hace justo a un pecador, al reconocer la verdad de su vida; y en el alma de los justos la verdadera humildad actúa de manera más poderosa.

No pierdan entonces por la vanagloria los frutos que hubieran podido ganar por medio de sus trabajos, del salario de sus penas, de la recompensa de las labores de sus vidas. Dios conoce mejor que ustedes mismos el bien que hacen. Un simple vaso de agua fresca será recompensado. Dios aprueba la más pequeña limosna, y ni no pueden dar nada, incluso un suspiro de compasión. Dios acoge todo, y se acordará de todo para regresárselos al céntuplo.

Dejemos entonces de contar nuestros méritos y de desplegarlos a la luz del día. Si cantamos nuestros méritos, no seremos elogiados por Dios. Gimamos más bien por nuestra miseria, y Dios nos elevará ante los ojos de los demás. Él no quiere que el fruto de nuestra labor se pierda. En su ardiente amor quiere coronar nuestras más pequeñas acciones; él busca todas las ocasiones para librarnos de la gehena.

San Juan Crisóstomo (c. 345-407)

Presbítero en Antioquía, después obispo de Constantinopla, doctor de la Iglesia
Homilías sobre San Mateo (Trad. ©Evangelizo.org)

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

Evangelio del Domingo de la SANTÍSIMA TRINIDAD, 27 de mayo de 2018


 San Mateo 28,16-20

Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de el; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: “Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo”.


COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

“En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado”.

Jesús resucitado establece con sus discípulos relaciones directas. Les invita así a reconocer que el cuerpo resucitado con el que se presenta ante ellos es el mismo que ha sido martirizado y crucificado. Este cuerpo auténtico y real posee sin embargo al mismo tiempo, las propiedades nuevas de un cuerpo glorioso: no está situado en el espacio ni en el tiempo, pero puede hacerse presente a su voluntad donde quiere y cuando quiere porque su humanidad ya no puede ser retenida en la tierra y no pertenece ya más que al dominio divino del Padre. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO 23 DE MAYO 2018


En los días que siguen a la Solemnidad de Pentecostés, el Papa Francisco reflexionó, en la catequesis que impartió durante la Audiencia General, sobre el testimonio que el Espíritu suscita en los bautizados, centrándose en el sacramento de la Confirmación. El Santo Padre partió de la gran misión que Jesús confió a sus discípulos, a saber, “ser la sal de la tierra y la luz del mundo”. Se trata de dos imágenes que según el Papa, “hacen pensar a nuestro comportamiento”, porque “la carencia como el exceso de sal, hacen disgustoso el alimento”, y también “la falta o el exceso de luz, impiden ver”: “Quien puede verdaderamente hacernos sal que da sabor y preserva de la corrupción, y luz que ilumina el mundo, -aseguró el Pontífice- es sólo el Espíritu de Cristo”. Renacer en la vida divina en el Bautismo es “el primer paso”, añadió, pero es necesario “comportarse como hijos de Dios”, y esto lo podemos hacer “sólo con la fuerza del Espíritu Santo”: “sin la fuerza del Espíritu Santo no podemos hacer nada – afirmó- : es el Espíritu quien nos da la fuerza para ir hacia adelante”. Con una precisión el Obispo de Roma concluyó su catequesis en italiano con una precisión: “si en el Bautismo es el Espíritu Santo quien nos inmerge en Cristo, en la Confirmación es el Cristo quien nos colma con su Espíritu, consagrándonos sus testigos, partícipes del mismo principio de vida y de misión, según el designio del Padre celestial”. Y añadió que resultará evidente que hemos recibido este don “si cumplimos las obras del Espíritu” y “si pronunciamos las palabras enseñadas por el Espíritu”. En el vídeo superior de 13 TV se visualiza y escucha la catequesis traducida al español y la síntesis que el Santo Padre ha hecho en nuestro idioma.

Evangelio para niños del Domingo de la SANTÍSIMA TRINIDAD. 31 de mayo de 2015

RADIOGRAFÍA DE LA FE EN PERÚ


Es importante para el 76%, pero sólo un 17% lee la Biblia semanalmente

TAGS ABORTO

La casa de sondeos VoxPopuli y la Facultad de Teología Pontifica y Civil de Lima han publicado un detallado y profesional estudio a partir de 1.200 entrevistas a peruanos adultos que reflejan la radiografía religiosa y de valores del país, con especial atención a la población católica.

Del estudio se desprenden las siguientes conclusiones:

– La religión es muy importante o bastante importante para el 76% de los peruanos

– El 93% se declara cristiano o católico; el concreto, hay un 78% de peruanos católicos y un 20% de evangélicos

– De entre los cristianos (sumados católicos y evangélicos), el 89% está “en desacuerdo” con el aborto y el 65% “desaprueba     la homosexualidad”

– De entre los cristianos, un 80% está “en desacuerdo con el matrimonio entre homosexuales”

– El 70% de los cristianos cree que el Ministerio de la Mujer debería convertirse en un Ministerio de la Familia

– Entre los específicamente católicos, el 79% dice que confía en la Iglesia.

– Sólo un 17% de católicos lee la Biblia al menos una vez a la semana; además, otro 17% dice que la lee al menos una vez al mes. El resto de católicos no la lee casi nunca. [ElCatecismo de la Iglesia Católica en su punto 133 dice: “La Iglesia «recomienda de modo especial e insistentemente a todos los fieles la lectura asidua de las divinas Escrituras”].

– Un 28% de católicos va a misa cada semana; un 21% adicional dice que va al menos una vez al mes.

– Un 30% de los que se declaran católicos admiten que no saben quién es ni han oído hablar del cardenal Cipriani, que es el arzobispo de Lima y el miembro de mayor jerarquía de la Iglesia en el país (y no es persona que huya de los medios de comunicación ni de aparecer en garndes actos públicos)

– Aunque Lima ha acogido tres multitudinarias y masivas Marchas por la Vida (ReL las explicó, por ejemplo aquí, con fotos impresionantes), sumando cientos de miles de personas cada vez, y otras ciudades también lo han hecho, el 55% de católicos dice que nunca han oído hablar de la Marcha por la Vida ni saben qué es.

Vídeo de la Marcha por la Vida en Lima en 2014

[youtube:https://youtu.be/nWwDVQlxE4o%5D

Hay que tener en cuenta que en las zonas urbanas de Perú hay un 3% de analfabetismo entre los mayores de 15 años, y en las zonas rurales un 16% de analfabetismo.

También hay que tener en cuenta que las tres enormes Marchas por la Vida de los últimos años fueron minimizadas en la gran prensa y en la televisión, y casi eran cubiertas sólo por prensa católica o local.

Una escena de la Marcha por la Vida en Lima en 2014; multitudinaria, pero el 55% de los católicos peruanos no ha oído hablar de ella

Respecto a la asistencia a misa, es difícil especialmente en zonas de montaña y de selva donde las distancias son enormes, las parroquias lejanas y de difícil alcance y escasea el clero. El 52,6 % de la población peruana vive en la costa, el 38% en la sierra, y el 9,4% en la selva, según datos de 2014. Perú tiene casi 31 millones de habitantes, un 28% menor de 15 años.

Para ver el sondeo completo en PDF:
http://www.ftpcl.edu.pe/wp-content/descargas/EO_FTPCL_JUN2015.pdf

Vídeos que recoge la Marcha por la Vida de 2015: pese a ser multitudinaria, el 55% de los católicos peruanos nunca ha oído hablar de ella

[youtube:https://youtu.be/lLI4XKNR238%5D

[youtube:https://youtu.be/Riftfj3tnpA%5D

FUENTE: http://www.religionenlibertad.com/

DÍA DEL SEMINARIO


Domingo 27 de mayo a partir de las 09:00 am en el Seminario

Puertas abiertas.JPG

Todos los años los seminarios de Moyobamba (el Seminario Mayor de “San José” y el Seminario Menor “San Juan Pablo II”) abren sus puertas para que todo el que lo desee pueda venir a conocer nuestra casa; es lo que llamamos el “Día del Seminario”. En esta ocasión, esta jornada será el domingo 27 de mayo.

¡Es la ocasión perfecta para que vengas a conocernos! Y, si ya nos conoces, nos alegrará verte de nuevo por aquí.

Desde las nueve de la mañana estaremos recibiendo a todos los que vengan para enseñarles la casa; a las once de la mañana se presidirá la Santa Misa en la capilla del Seminario Mayor; a continuación tendremos la presentación de los seminaristas y alguna actuación de los mismos.

No lo dudes, ven a visitarnos. ¡Te esperamos!

MENSAJE DEL OBISPO DE MOYOBAMBA PARA EL DÍA DEL SEMINARIO


A todos los sacerdotes, religiosos y religiosas, a los animadores de las comunidades rurales, a los catequistas  y profesores de religión, a todos los fieles de la Prelatura de Moyobamba:

¡La paz y el gozo del Señor resucitado habiten en sus corazones!

Todos los fieles de la Iglesia hemos de dar  respuesta al deseo y a la invitación del Buen Pastor, quien, “al ver a las gentes se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos; rueguen al Señor de la cosecha que mande trabajadores a recogerla»” (Mt 9, 36-38).

Lo primero que tenemos que hacer es orar por los que el Señor va a llamar. La vocación de los discípulos nace precisamente en el coloquio íntimo de Jesús con el Padre. Las vocaciones al ministerio sacerdotal son fruto de un constante contacto con el Dios vivo y de una insistente oración que se eleva al “Señor de la cosecha” tanto en las parroquias, como en las familias cristianas y en las comunidades rurales.

Seguir a Cristo en la vocación significa, en palabras del Papa emérito Benedicto XVI, “aprender a tener la mirada de Jesús, a conocerlo íntimamente, a escucharlo en la Palabra y a encontrarlo en los sacramentos; quiere decir aprender a conformar la propia voluntad con la suya. Se trata de una verdadera y propia escuela de formación para cuantos se preparan para el ministerio sacerdotal y para la vida consagrada, bajo la guía de las autoridades eclesiásticas competentes. El Señor no deja de llamar, en todas las edades de la vida, para compartir su misión y servir a la Iglesia en el ministerio ordenado” (Mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2011).  La Iglesia “está llamada a custodiar este don, a estimarlo y amarlo. Ella es responsable del nacimiento y de la maduración de las vocaciones sacerdotales” (Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsinodal Pastores dabo vobis, 41).

Toda comunidad cristiana, todo fiel, debe asumir conscientemente el compromiso de promover las vocaciones. Es importante alentar y sostener a los que muestran claros indicios de la llamada a la vida sacerdotal, para que sientan el calor de toda la comunidad al decir «sí» a Dios y a la Iglesia.

Es necesario que nuestra prelatura de Moyobamba se haga cada vez más sensible y atenta a la pastoral vocacional, educando en las familias,  en las parroquias, en las escuelas y colegios y en los movimientos eclesiales a los muchachos y a los jóvenes para que madure en ellos una verdadera y afectuosa amistad con el Señor, cultivada en la oración personal y comunitaria, en la escucha de la Palabra y el seguimiento vocacional.

Me dirijo particularmente a ustedes, queridos sacerdotes. Para dar continuidad y difusión a la misión  de salvación que Cristo nos ha confiado, es imprescindible orar y trabajar pastoralmente para incrementar cuanto sea posible las vocaciones sacerdotales. El Señor necesita la colaboración de ustedes para que su llamada pueda llegar a los corazones de quienes ha escogido. Les exhorto a dar un verdadero y claro testimonio de amistad con Cristo, de vivir con alegría el don de sí mismos por amor a Jesucristo, de comunión conmigo y con los demás hermanos sacerdotes, sabiendo que ésta es la mejor pastoral vocacional: un testimonio de vida feliz, alegría, entusiasmo, entrega y santidad en el servicio del Señor. Ruego a todos los sacerdotes a orar por las vocaciones con la comunidad parroquial, especialmente en esta Semana Vocacional, celebrando la Hora Santa ante el Santísimo solemnemente expuesto, o rezando el santo Rosario. Éste es un problema muy importante para la vida de la Iglesia en todas las partes del mundo y de un modo muy especial en nuestra Prelatura.

Deseo dirigir un fraterno y especial saludo y aliento, a cuantos colaboran de diversas maneras en las parroquias y en los colegios con los sacerdotes. En particular, me dirijo a las familias, catequistas, profesores de religión, animadores. Queridas familias vivan con espíritu de fe, de caridad y de piedad, la posible vocación de sus hijos, sean capaces de ayudar a sus hijos a acoger con generosidad la llamada al sacerdocio. Queridos niños y jóvenes estén siempre abiertos a una posible llamada de Dios al sacerdocio; les recuerdo que el Señor les dará la gracia necesaria para responder con decisión y generosidad. Queridos catequistas, animadores de las comunidades rurales y profesores de religión, convencidos de su misión educativa y formativa, procuren cultivar a los niños y adolescentes que se les han confiado, de forma que éstos puedan sentir y seguir con buen ánimo la vocación al sacerdocio.

Con ocasión del Día del Seminario hago una llamada a todos los católicos de la Prelatura a colaborar con su aporte económico en el mantenimiento de nuestros seminarios Mayor y Menor  y en la colecta que con este motivo se va a realizar en todas las parroquias este domingo 28 de mayo. También exhorto a apoyar la creación de “Becas” por parte de sacerdotes, parroquias, movimientos eclesiales, familias… para ayudar a nuestros seminaristas. Con estas aportaciones no se cubren todos los gastos, sino que se colabora con la aportación del seminarista. Ya sabemos que lo económico no es lo más importante, pero es imprescindible para poder contar con sacerdotes en el futuro. La Iglesia necesita sacerdotes y hay que ayudarla a tenerlos.

La capacidad de suscitar y cultivar las vocaciones es un signo característico de la vitalidad de una parroquia, de un movimiento, de cualquier grupo católico, en definitiva de nuestra Prelatura. Invocamos con confianza e insistencia la ayuda de la Virgen María, para que, con su ejemplo de acogida al plan de Dios y con su eficaz intercesión, se pueda difundir en el interior de cada uno de los niños y jóvenes la disponibilidad a decir «sí» al Señor, que llama siempre a nuevos trabajadores para su campo.

Que el Señor les bendiga y guarde a todos.

+ Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo Prelado de Moyobamba.

VIDEOCATEQUESIS: Evangelio del Domingo de la Santísima Trinidad, ciclo B, 27 de mayo de 2018

Rezo del Regina Coeli: 21 de mayo de 2018

CANCIONERO CATOLICO

Evangelio del Domingo de PENTECOSTÉS, 20 de mayo de 2018


 

San Juan 20,19-23

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros.» Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.» Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El domingo de Pentecostés, la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina: desde su plenitud, Cristo, el Señor derrama profusamente el Espíritu. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: