La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

CHAZUTA RECORDÓ AL P. ALFONSO ASENCIOS,CM


El día 23 de noviembre de 2011 sucedió un acontecimiento singular y trágico para la Congregación de la Misión, especialmente para la Provincia de Perú, y que es conocido de todos ustedes: la desaparición del P. Alfonso Asencios Zuluaga, CM. Desde el primer momento los esfuerzos permanentes y tenaces por lograr su aparición y tenerlo entre nosotros han resultado infructuosos. La comunidad de PP. Vicentinos en Banda de Shilcayo, -PP. Adolfo, Julio, Eduardo y Est. Willian-, especialmente el P. Adolfo, Superior y Párroco, familiares directos del P. Alfonso, muchos feligreses de las diversas comunidades, cada uno de nosotros desde la oración y la solidaridad, y algunas personas civiles y militares, lamentablemente en menor medida que lo que amerita la importancia de la desaparición de una persona, se pusieron en camino, y continúan todavía, para despejar la crudeza de una incógnita que desgarra el sentimiento: encontrar al P. Alfonso vivo o muerto. Ni el calor de la zona, ni el barro o la lluvia impidieron analizar el lugar y luego ya también con la metodología de una investigación más profesional. Suele decirse que una experiencia aguda y vital no se comprende en profundidad hasta que se vive en propia carne. Asi sucede con lo que narramos. Una desaparición segrega dolor, incertidumbre, vacío porque te oprime y acosa la duda y la inseguridad del “¿dónde estará?”, “¿cómo habrá ocurrido?” y la respuesta queda, vaga y absurda,  fuera del alcance de nuestros conocimientos e imaginación. Para los que tenemos fe, la oración, la esperanza cristiana que exhorta a vivir el presente según el ritmo de los tiempos que no los marcamos nosotros y siempre con proyección hacia Dios, la aceptación de los acontecimientos asumiendo la voluntad de Dios… nos conceden estas actitudes la paz y serenidad necesarias para afrontar la vida y entender sus signos como presencia también, aunque cueste creerlo, que el Señor nos acompaña, nos acoge y nos salva. Así lo hace también con nuestro hermano Alfonso.

Ha transcurrido un año desde su desaparición. No se ha conseguido el objetivo de saber si el Señor lo ha llamado a morar con él, situación más probable a estas alturas del suceso, o si vive en este mundo en algún paraje desconocido. En el primer aniversario de su desaparición en Chazuta, comunidad donde se le vio por última vez y perteneciente a la jurisdicción parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios en Banda de Shilcayo-Tarapoto, se ha realizado el día 23 de noviembre un via crucis y Eucaristía para orar ante el Señor “allí donde se encuentre”.

Puntualmente, a las 5,30 p.m. según horario establecido, ya se encontraban muchos feligreses provenientes de las diversas comunidades que configuran la extensa parroquia e iniciamos un recorrido procesional donde desgranamos con profunda fe los pasos de cada estación. EL Sr. Rafel, hermano de sangre del P. Alfonso portaba la cruz que abría la procesión, su sobrina Sra. Olga y su prima Sra. Flora también nos acompañaron. En todas las estaciones orábamos con intensidad por nuestro hermano con la plegaria propia de su desaparición, con cantos compuestos para él y, sobre todo, con la fe y el amor del Señor que también sufrió el golpe del dolor la muerte y lo asumió con amor.

A las 7 p.m. llegamos al templo para celebrar la Eucaristía. Previmente, en la misma puerta del templo, los PP. Adolfo y Eduardo soltaron una palomas blancas que revolotearon por las cabezas de los feligreses antes de emprender su vuelo  y que portaban el significado y gesto simbólico del perdón, la gracia y la bondad de Dios en medio de los acontecimientos tan duros de la vida. El P. Visitador cedió la presidencia de la celebración eucarística al P. Adolfo, Superior y Párroco de la comunidad y buscador infatigable del P. Alfonso, y el P. Manuel, sacerdote de la diócesis de Toledo y Vicario Pastoral de la zona y en representación del Obispo del lugar Mons. Rafael, compartió unas sinceras palabras marcadas por el dolor y la esperanza. El Visitador de los PP. Vicentinos, P. Pedro Guillén, dirigió también una breve salutación a los presentes agradeciendo su colaboración, sus oraciones y solidarizándose con el dolor.

Como colofón a esa tarde-noche sentida y solidaria con el P. Alfonso, se soltaron cinco globos aerostáticos que portaban, cada uno de ellos, las  virtudes que inculcó San Vicente de Paúl a sus sacerdotes, -humildad, sencillez, mansedumbre. mortificación y celo por la salvación de las almas- como digno homenaje de reconocimiento y testimonio a las propias actitudes del P. Alfonso que supo viivr con exigencia evangélica  desde la propia espiritualidad vicentina.

Que esta experiencia que estamos viviendo, acompañar en la oración y en el recuerdo a nuestro hermano Alfonso, nos sirva para crecer día a día en el encuentro con el Señor, en su seguimiento y en el anuncio de su mensaje.

Lo ponemos todo en las manos de la Medalla Milagrosa, ahora que celebramos su triduo y novena y pronto su fiesta. La Virgen María fuerte ante el dolor y ejemplo de esperanza nos acompaña siempre.

P. Pedro Guillén
  
Visitador Provincial

Una respuesta a “CHAZUTA RECORDÓ AL P. ALFONSO ASENCIOS,CM

  1. Roberto F. Trucíos 4 \04\UTC diciembre \04\UTC 2012 en 11:01 AM

    Queridos hermanos, a mi corazón entristecido solo le consuela el amor del Padre.
    Para un pueblo de la Amazonía, la noticia de la desaparición de su pastor le ha atravesado el corazón hasta nuestros días. Para muchos otros fue una noticia que le entristeció la mañana. Y, para alguno una noticia sin importancia. Para mi familia es un signo del amor de Dios que nos cuestiona constantemente y a su vez nos invita a mirar en el rostro de cada consagrado la grandeza del milagro de la consagración sacerdotal: Cristo mismo entre nosotros. Por lo mismo, creemos que Dios nos quiere mostrar la grandeza de la consagración y a su vez el sentido del llamado de la vocación: la cruz. Oremos unidos para vencer la exigencia de la cruz y evitar caer en el mal de la tentación. Oremos por nuestros hermanos responsables con la desaparición, para que en la oscuridad de su alma no terminen como Judas el Iscariote: preso de su pecado. Y, desde el lugar donde te encuentres padre Alfonso danos tu bendición…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: