La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Evangelio del domingo 23 de febrero de 2014, 7º del tiempo ordinario


Mateo 5,38-48

Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

Frente a la interpretación farisea de la ley que había caído en la trampa del mínimo imprescindible y del simple cumplimiento externo, Jesús nos propone una vivencia de la ley desde dentro, fundamentada en una relación personal con el Padre. En el evangelio de este domingo Jesús propone a los discípulos cómo hemos de actuar movidos por la caridad. Sus preceptos son directos, incisivos y sencillos.

“Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal”.

La ley del talión, al imponer un castigo igual a la ofensa, quería limitar los excesos de la venganza. Esto era ya querer atenuar el instinto natural.

El Señor habla con propia autoridad, se coloca por encima de la ley, la corrige como si fuera un nuevo Moisés, y así nos enseña  el rechazo absoluto de la ira, del odio y de la venganza, y da por abolida la ley del talión.

Más aún, Cristo exige a sus discípulos la no violencia, en una actitud de gran fuerza interior. No se domina el mal con el mal, se vence el mal con el bien, se responde al odio con amor.

Añade el Señor estos consejos, que ilustra con ejemplos dramáticos, para que sus discípulos aprendamos a soportar las injurias que a veces recibimos en nuestro cuerpo, en los bienes materiales y en el honor. En el cuerpo: “Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra”; es el espíritu de dulzura y paciencia ante el mal trato. En los bienes materiales: “Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto”. Y también por caridad con el hermano hacemos aquello a lo que no estamos obligados: “Y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él”. La caridad ha de ser generosa porque Dios bendice a los que ayudan a los pobres y reprueba a los que se niegan a hacerlo: Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado”.

“Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores”. 

Jesús insiste en la conversión del corazón: el amor a los enemigos y la oración por los perseguidores, porque todos somos hijos de un mismo Padre.

Cristo murió por amor a nosotros cuando éramos todavía “enemigos” (Rm 5, 10). El Señor nos pide que amemos como Él hasta a nuestros enemigos, que nos hagamos prójimos del más lejano. El deber de hacerse prójimo de los demás y de servirlos activamente se hace más acuciante todavía cuando éstos están más necesitados en cualquier sector de la vida humana. Este mismo deber se extiende a los que piensan y actúan diversamente de nosotros. La enseñanza de Cristo exige incluso el perdón de las ofensas. Extiende el mandamiento del amor que es el de la nueva ley a todos los enemigos. La liberación en el espíritu del Evangelio es incompatible con el odio al enemigo en cuanto éste es persona, pero no es incompatible con el odio al mal que hace en cuanto enemigo.

El Evangelio conduce así la Ley a su plenitud mediante la imitación de la perfección del Padre celestial, mediante el perdón de los enemigos, según el modelo de la generosidad divina.

La oración cristiana llega hasta el perdón de los enemigos. Transfigura al discípulo, configurándolo con su Maestro. El perdón es cumbre de la oración cristiana; el don de la oración no puede recibirse más que en un corazón acorde con la compasión divina. Además, el perdón da testimonio de que, en nuestro mundo, el amor es más fuerte que el pecado. Los mártires de ayer y de hoy dan este testimonio de Jesús. El perdón es la condición fundamental de la reconciliación de los hijos de Dios con su Padre y de los hombres entre sí.

San Elredo comenta: “Nada nos mueve tanto a amar a los enemigos, que es en lo que consiste la perfección de amor fraterno, como considerar con gratitud la paciencia admirable del  Señor… Para aprender a amar, que el hombre no se deje llevar de los impulsos de la carne… Que todo su afecto lo ponga en la suave paciencia de la carne del Señor. Para encontrar un descanso más perfecto y más dichoso en las delicias de la caridad fraterna, que estreche también a sus enemigos en los brazos del verdadero amor. Pero para que ese fuego divino no disminuya por las injurias, que tenga siempre los ojos del espíritu fijos en la serena paciencia de su amado Señor y Salvador”.

Es hermosa la confianza de los hijos que esperan todo de su Padre amoroso“que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos”. El modelo es Dios. Amar a los que no nos aman es imitar a Dios. Hacer el bien a los que nos hacen el mal es divino.

“Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?”.

Jesús recogió los diez mandamientos, pero manifestó la fuerza del Espíritu operante ya en su letra. Predicó la justicia que sobrepasa la de los escribas y fariseos, así como la de los paganos y desarrolló todas las exigencias de los mandamientos en orden a la caridad. El Señor nos pide ir más allá de nuestros sentimientos naturales y ensancha nuestro corazón para que seamos capaces de ese amor universal, sin fronteras, sin limitaciones.

“Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo”.

Estas palabras son la clave para entender lo que Jesús nos propone: vivir desde la actitud de quien tiene su mirada fija en Dios y no pone límites ni barreras al amor. Cristo Jesús hizo siempre lo que agradaba al Padre. Vivió siempre en perfecta comunión con Él. De igual modo sus discípulos somos invitados a vivir bajo la mirada del Padre para ser perfectos como el Padre celestial.

Nos enseña el Concilio Vaticano II: “Todos los fieles, de cualquier estado o régimen de vida, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad… Para alcanzar esta perfección, los creyentes han de emplear sus fuerzas, según la medida del don de Cristo… para entregarse totalmente a la gloria de Dios y al servicio del prójimo. Lo harán siguiendo las huellas de Cristo, haciéndose conformes a su imagen y siendo obedientes en todo a la voluntad del Padre. De esta manera, la santidad del Pueblo de Dios producirá frutos abundantes, como lo muestra claramente en la historia de la Iglesia la vida de los santos” (Lumen Gentium, 40).

 

4 Respuestas a “Evangelio del domingo 23 de febrero de 2014, 7º del tiempo ordinario

  1. yolanda 20 \20\UTC febrero \20\UTC 2013 en 1:29 PM

    siii… ama a tus enemigos dificil no? como sentir aprecio por los que te hacen daño para los filosofos son personas que te ayudan a ver tus errores para la iglesia son personas que necesitan comprension porque no saben lo que hacen y para ti que es? bien te dire que para mi son personas que son muy infelices y no saben con quien desquitar sus penas entonces yo ruego por ellos para que no molesten mas!!!

  2. ALMA VERONICA LOPEZ GOMEZ 21 \21\UTC febrero \21\UTC 2011 en 12:32 PM

    Hooola me gusta mucho su pagina, pero tengo una queja k hacer . . . sobre mi Iglesia del Carmen en San Luis Potosi, ya hace varios meses que nuestra patrona La Virgen del Carmen no porta su aura, corona ambos, cetros, los potosinos estamos desconcertados con estos acontecimientos y molestos ya que los padres encargados de la iglesia no han dado ninguna explicacion lógica y desde que ellos pisaron el templo este se ha ido para abajo, la gente ya no va, la iglesia esta muy obscuara, despidieron sin justificacion a las personas que trabajaban ahi, igualmente a los que daban catesismo.Soy una persona muy catolica y creyente de ella pero con estas cosas k estan sucediendo la verdad no sabemos a quien acudir para k vean k es lo que esta pasando. quisiera que me asesoraran al respecto, gracias

    • La Prelatura de Moyobamba 21 \21\UTC febrero \21\UTC 2011 en 8:49 PM

      Trate de hablar con los padres y si no le prestan atención o no le convence lo que dicen, vaya a hablar con el obispo. Sea valiente.

  3. nikol 21 \21\UTC febrero \21\UTC 2011 en 10:21 AM

    esta muy buena esta pagina me ayuda con muchas tareas especialmente con las de religion

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: