La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Las redes de Pedro en el mar de Facebook


like-facebook-blog

José-Fernando Rey Ballesteros
Escritor

“Vosotros sois la sal de la tierra” (Mt 5, 13). Dichas en 2009, y quien pueda entender que entienda, estas palabras significan Internet y, desde luego, Facebook. No cabe duda de que un ámbito en el que se congregan 200 millones de personas supone, para un pescador de hombres, un océano abierto a la espera de las redes de Cristo. No lo desprecien diciendo que se trata de un mundo “virtual”. Tras lo “virtual”, en nuestros días, existen mentes reales, corazones reales, rostros reales en busca de comunicación. Sé que Internet, y especialmente las redes sociales como Facebook, son refugio de multitud de sociópatas, personas incapaces de entablar relaciones satisfactorias en la vida real, que se ocultan tras la pantalla de su ordenador para lograr relaciones enfermizas y, a menudo, adictivas, que suplan su carencia de afectividad. Ya me he topado con algunos internautas de este género en la red de redes, y me dan mucha lástima. Pero, junto a éstos, la gran mayoría de los usuarios de Facebook son personas muy normales que han hallado en ese foro un lugar donde permanecer en contacto con sus amigos y comunicar esos detalles de la vida cotidiana que a uno le gusta compartir: fotografías, vídeos, pensamientos, ocurrencias y felicitaciones. Desde que soy usuario de Facebook, me he encontrado con compañeros del colegio, con amigos de la Universidad, y con feligreses de parroquias en las que estuve destinado hace años y a quienes ya casi daba por despedidos hasta el Cielo. Todo ello me ha reafirmado en el convencimiento que me acompaña desde hace años: ¡Hay que estar ahí! ¡Hay que llenar Internet de espíritu cristiano!Por eso me ha producido una inmensa alegría el que Benedicto XVI se incorpore a Facebook.

Desde ayer, 24 de mayo, si es usted usuario de la red social, puede hacerse amigo del Papa y compartir con él discursos y mensajes, que también podrá enviar al resto de sus amigos. Y, si usted no es usuario de Facebook, va siendo hora de que se lo plantee muy seriamente y se lance de cabeza a este mar de hombres con 200 millones de almas. La irrupción oficial del Vaticano en esta plataforma es uno de los frutos de la 43ª jornada mundial de las comunicaciones, junto con la magnífica web pope2you, publicada con motivo de la celebración.A la Iglesia le viene Internet como anillo al dedo, porque la Iglesia es, esencialmente, comunicativa. Tenemos mucho que transmitir, y la red de redes nos está ofreciendo la posibilidad de hacerlo con una profusión jamás soñada hasta hoy. Desperdiciar semejante oportunidad sería todo un pecado de omisión.Hasta tal punto es importante la presencia de los cristianos en Internet, que podría escribir, sin temor a equivocarme, que se necesita una aportación más importante que la del propio Benedicto XVI, y esa aportación es la suya, querido lector. Porque, en Facebook, nos haremos amigos del Papa miles o millones de católicos. Pero usted tiene amigos ateos, amigos que odian a la Iglesia, amigos que no pisan un templo desde hace años, amigos que están a favor del aborto… Y a esas personas va a llegar usted antes que el propio Benedicto XVI. La presencia oficial de la Iglesia en estos foros es importante para nosotros, como lo son las iglesias en los barrios donde vivimos. Pero el apostolado de verdad se realiza en los bares, en las piscinas, en los supermercados y en las calles, y ese apostolado lo debe realizar usted. En Facebook sucede lo mismo: serán los seglares quienes hagan llegar contenidos valiosos a esas personas que jamás se harán amigos “virtuales” del Papa.

Y ahora, tras escribir estas líneas, voy a intentar enviárselas a los creadores de Facebook para que me abonen la correspondiente comisión publicitaria… Je,je,je, es broma. No tengo ganas de hacer publicidad más que de Jesucristo. Pero creo que Jesucristo quiere llenar los 200 millones de almas que pueblan Facebook, y las llenará si muchos cristianos se sacuden la pereza o le pierden el miedo a Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: