Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Abusos contra menores: LA RESPUESTA DE LA IGLESIA


resources_sp.jpg
 

Modificaciones introducidas en las Normae de gravioribus delictis

Documentos pontificios

 

Otros documentos de interés

 

 

 

 

2 Respuestas a “Abusos contra menores: LA RESPUESTA DE LA IGLESIA

  1. ricardodeperea 26 \26\UTC febrero \26\UTC 2014 en 1:33 PM

    LAS TREMENDAS INNOVACIONES VATICANAS CONTRA LOS INMEMORIALES ANTES DERECHOS ELEMENTALES PROCESALES DE LOS SACERDOTES Y CLERIGOS CATOLICOS, ACUSADOS (justa, o injustamente) DE CRIMENES Y AMENAZADOS DE SER CASTIGADOS DE POR VIDA, CON LAS PENAS MAXIMAS. LOS RIGORES MODERNOS DE LA NUEVA LEY PARA LA SANTA INQUISICION ROMANA,, EN EPOCA DE “LA NUEVA EVANGELIZACION” Y DE LA MISERICORDIA, INDULGENCIA Y DERECHOS HUMANOS DE LOS CRIMINALES CONDENADOS. LAS TERRIBLES NOVEDADES DESPOJADORAS DE LO QUE ANTES, EN TODOS LOS TIEMPOS, ERAN DERECHOS ELEMENTALES DE LA PERSONA HUMANA ACUSADA, DESPOJO SÓLO INFLIGIDO A LOS CLERIGOS CATOLICOS. LA NUEVA REFORMA CONTRARIA A L DERECHO ROMANO PENAL (DESDE SU INCICIO, HASTA SU OCASO) Y A TODO EL DERECHO PENAL DE LOS PAISES CIVILIZADOS DE TODOS LOS TIEMPOS. LAS FAMOSAS “NORMAE DE GRAVIORIBUS DELICTIS … “ DE 2010 PARA LOS SACERDOTES CATOLICOS Y DEMAS CLERIGOS QUE, INCLUSO INOCENTES, SEAN VILMENTE ACUSADOS DE LOS CRIMENES ECLESIASTICOS CONSIDERADOS, POR LA LAY PONTIFICIA, LOS MAS GRAVES.
    Posted on January 21, 2014 by ricardodeperea

    <> “Breve relación, A, 5, de 21 de Mayo de 2010. Estas innovaciones modificadoras del art. 21 con las restricciones nuevas que incluye, afectan sólo a los hechos futuros, no a los pasados, y, como todas las leyes, no tienen carácter retroactivo (can.9), a menos que la ley de que se trate disponga expresamente otra cosa para actos pretéritos, no siendo éste el caso en ese Motu Propio, o a menos que “contra jus”, e inválidamente, como es el caso del decreto impugnado, el juzgador y jerarca quiera aplicar retroactiva y agravantemente una ley penal. Por la misma razón, a tenor del can. 1321, no pueden legítimamente serme impuestas retroactivamente restricciones a mis derechos eclesiásticos penales establecidos por el Código de Derecho Canónico, promulgado en 1980, especialmente en el can. 1342,§ 2 ( “Per decretum irrogari vel declarari non possunt poenae perpetuae, neque poenae quas lex vel praeceptum eas constituens vetet per decretum applicare” .), y conservados o respetados, pués, por la “Litterae apostolicae motu proprio datae Sacramentorum sanctitatis Tutela, quibus Normae de Gravioribus delictis Congregationi pro Doctrina Fidei reservatis promlgantur” [A.A.S., vol. XCIII (2001), pp. 738-739] y la “Epistula a Congregatione pro Doctrina Fidei missa ad totius Catholice Ecclesiae, Episcopos aliosque Ordinarios et Hierarchas quorum interest: de delictis gravioribus eidem Congregationi pro Doctrina Fidei reservatis”, de 18 de Mayo de 2001 [AAS, XCIII(2001), p.p. 785-788], en aplicación y desarrollo del número 52 de la Constitución Apostólica ”Pastor Bonus”, de 28 de Junio de 1988, número que no contiene normas procesales nuevas, ni decreta tipos penales nuevos reservados. Dichas “Epistulae” de 2001 no restringen el derecho del clérigo acusado, a ser juzgado con proceso judicial propiamente dicho, derecho clarísimamente defendido, sin posibilidad de excepción legal, en el siguiente texto de la 2ª “Epistula” : “ Quoties Ordinarius vel Hierarcha notitiam saltem verisimilem habeat de delicto graviore, investigatione praevia peracta, eam significet Congregationi pro Doctrina Fidei quae, nisi ob peculiaria rerum adiuncta causam sibi advocet, Ordinarium vel Hierarcham ad ulteriora procedere iubet, firmo tamen, si casus ferat, iure appellandi contra sententiam primi gradus tantummodo ad Supremum Tribunal eiusdem Congregationis.” [AAS, 93, p. 787. Las palabras que denotan inequívocamente la judicialidad específica del procedimiento requerido para procesar al acusado han sido resaltadas en negrita por el infrascrito], ulteriormente conservado, en su integridad y completez de extensión jurídica, por las Normae… del 2001, en su nº 16, pero no en las ya modificadas y aumentadas del 2010, las cuáles innovan gravosamente para el desdichado justiciable, introduciendo la posibilidad de someter al acusado a procedimiento y decreto administrativos o extrajudiciales, por cuanto éstas últimas, las más recientes, de 2010, extreman el rigor penal contra los infortunados clérigos, pudiendo haber muchos de ellos inocentes, falsa y malvadamente denunciados y acusados, a quienes se quiera despachar cómoda, fácil, barata y rápidamente en materia penal carnal con menores, incluso la consentida entre sus sujetos.

    JAMAS, NI EN LOS TIEMPOS MAS SEVEROS, DE MAS GRANDE Y FUERTE AUTORIDAD DE LA IGLESIA SOBRE LA SOCIEDAD EUROPEA DE PRINCIPES CATOLICOS, NUNCA EN TODA LA HISTORIA DE LA INSTITUCION DEL SANTO OFICIO, O SANTA INQUISICION ROMANA, Y DE LOS DEMÁS TRIBUNALES INQUISITORIALES, ENTRE ELLOS EL ESPAÑOL DE LOS SIGLOS XV AL XIX, EL SANTO TRIBUNAL DE MAS ATERRADOR RIGOR, Y DE LA MAS ESTRICTA OBSERVANCIA Y SOLEMNIDAD, JAMÁS UN SANTO OFICIO DE CUALQUIER PAIS, O SANTA INQUISICIÓN, HA CONDENADO, NI PENADO A UNA SOLA PERSONA SIN HABERLA SOMETIDO A JUICIO, A UN PROCESO JUDICIAL PROPIAMENTE DICHO, ES DECIR, SIN ANTES HABERLE IMPUESTO U OTORGADO LA CONDICIÓN DE REO Y HABERLO JUZGADO Y SENTENCIADO. NI EL MAS MINIMO SAMBENITO, NI UNA INFIMA PENA, NI LA MAS LEVE DE LAS PENITENCIAS, NI, POR SUPUESTO, PENAS EXPIATORIAS (NI GRAVES, NI LEVES, NI TEMPORALES, NI PERPETUAS, …), HA SIDO IMPUESTO JAMAS POR LA SANTA INQUISICION, SIN PREVIO JUICIO O PROCESO JUDICIAL PROPIAMENTE DICHO. Y LO MISMO SUCEDIA PARA LAS PENAS EXPIATORIAS GRAVES, MAXIME LAS PERPETUAS, EN LA SAGRADA CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, HASTA QUE EN 2010 SE INSTAURÓ LA POSIBILIDAD DE DESPROVEER, AL INFELIZ CLERIGO ACUSADO, HASTA DE SU CONDICION DE REO.

    NUNCA AL CRIMINAL, NI AL GRAVISIMAMENTE PENADO SE LE NEGÓ, ANTES DE DECRETARLE LA PENA, SU CONDICION DE REO.

    ¿Quién iba a sospechar que, al cabo de tantos siglos de civilización católica, iba, el pobre clérigo acusado, a envidiar a los justiciables, precísamente por la condición de REOS que éstos tenían cuando se les acusaba de crímenes graves y estaban expuestos a penas severísimas, o máximas? ¿Quién iba a imaginar siquiera que iba a ser legítimo acusar de criminal, condenar y penar muy grave y severamente, SIN JUICIO, a un clérigo, Sacerdote católico, súbdito de Su Santidad antes que de su Obispo? Nadie podía adivinar que nosotros los sacerdotes católicos, incluso los vilmente acusados de los crímenes más graves (aunque éstos no hayan sido perpetrados), ANHELASEMOS LA TRISTE E INFAMANTE CONDICION DE REOS, COMO UNA CONDICION DE PRIVILEGIO, UN TITULO OTORGADOR DE DERECHOS PROCESALES JUDICIALES PROPIAMENTE DICHOS, UN REQUISITO QUE ASEGURABA EL DERECHO A UNA DEFENSA ELEVADA, PROPORCIONAL Y ACORDE CON LA GRAVEDAD DE LA ACUSACION Y DE LOS CRIMENES JUSTA O INJUSTAMENTE IMPUTADOS.

    Las Normae… de 2010 aumentan el peso penal con, entre otras, cuatro innovaciones desventajosas para el acusado : 1ª) La instauración de la posibilidad de procesarlo, por vía extrajudicial, o sea, administrativa, o, lo que es lo mísmo, “por decreto administrativo”, privando así, la nueva adición legal de 2010, al acusado, al que se decida procesar, del derecho a ser, siempre o en todo caso, sin posibilidad positivamente establecida de excepción alguna, sometido a un proceso judicial propiamente dicho;las Normae… de 2010 en adelante, y para delitos cometidos tras la entrada en vigor de las innovaciones de la versión de aquel año (cf. cc. 9 y 1313,1) restringen la amplitud de dicho derecho del infortunado clérigo al proceso judicial propiamente dicho, en cuanto se crea la posibilidad de excepción a la norma estatutiva de tal derecho fijado en el canon 1342,§ 2 vigente (!), de modo que la Santa Inquisición Romana <> [“Breve relación sobre los cambios introducidos en las Normae de Gravioribus Delictis reservados a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, A, 5, y “Normae …” Art. 21, 2, 1º ]; 2ª) La posibilidad ” en ciertos casos” (expresión vaguísima, a pesar de la cuál restringe la amplitud de la medida, impidiendo sea de carácter general o para todos los casos) pasmosamente agravatoria, drásticamente restrictora de los ss.cc. 1342,§ 2 y 1349, de que penas expiatorias perpetuas, entre las que se halla la máxima de dimisión del Estado Clerical, sean fulminadas, ¡Por los Ordinarios (: un Obispo Dioceso, o un Vicario Episcopal, o un Delegado suyo)!, contra el acusado, fuera de juicio o proceso judicial propiamente dicho, si bien previo mandato del mismo Dicasterio. 3ª) La elevación a 20 años del plazo de prescripción de los delitos de que trata dicha ley especial (Art.7), dobla los 10 establecidos en el texto de 2001 de las Normae… que ya aumentaban al doble los 5 años de prescripción que el Derecho Común(c. 1362,2) establece para ese tipo de delitos (can. 1395,2); el nuevo plazo plazo aumenta seis veces y dos anualidades más los 3 años que fija el canon 1362,1 para los delitos no carnales y no reservados a la Sgdª. Congregación para la Doctrina de la Fe; 4ª) La posibilidad de derogación, por parte del Santo Oficio, del plazo de prescripción para casos singulares (Art.7§1).

  2. Pingback:Abusos contra menores: LA RESPUESTA DE LA IGLESIA | CatInfor.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: