La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Evangelio del domingo 2 de octubre de 2016, 27º del Tiempo Ordinario


Lucas 17,5-10

Los Apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”.

El respondió: “Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería.

Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber'”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo prelado de Moyobamba

En el evangelio de hoy tenemos un ejemplo de los diálogos provocados por la palabra de Jesús. Están Jesús y los apóstoles frente a frente, y se plantea dos temas tan básicos como el poder de la fe y la relación del hombre con Dios. El evangelio nos enseña el papel fundamental de la fe en la gozosa dependencia de Dios.

“En aquel tiempo los Apóstoles dijeron al Señor: ‘Auméntanos la fe’”.

Los Apóstoles eran muy conscientes de la magnitud de la exigencia que el Señor les presentaba. Ellos ven la desproporción entre lo que el Maestro propone y lo que de hecho sus vidas dan de sí. Pero ellos, a su vez, le piden a Jesús que les otorgue, por gracia, lo que Él les pide.

La fe es un don gratuito que Dios hace al hombre. Sólo es posible creer por la gracia y los auxilios interiores del Espíritu Santo. Pero no es menos cierto que creer es un acto auténticamente humano. Por la fe, el hombre somete completamente su inteligencia y su voluntad a Dios. Con todo su ser, el hombre da su asentimiento a Dios. No es contrario ni a la libertad ni a la inteligencia del hombre depositar la confianza en Dios y adherirse a las verdades por Él reveladas.

Creer en Cristo Jesús y en Aquel que lo envió para salvarnos es necesario para obtener esa salvación. Este don inestimable podemos perderlo. Para vivir, crecer y perseverar hasta el fin en la fe debemos pedir al Señor que nos la aumente. La fe nos hace gustar de antemano el gozo y la luz de la visión beatífica, fin de nuestro caminar aquí abajo. La fe es ya el comienzo de la vida eterna.

Bella oración. La Palabra de Dios tendría que llevarnos, frecuentemente, a una oración de este tipo.

Jesús provoca a sus discípulos de frágil fe, utilizando el recurso de la paradoja: creer hasta lo imposible. “Él respondió: “Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería”’. Creer es la adhesión de toda la persona. La fe que iba derivándose como condición para ser discípulo de Jesús era una fe para todo momento, suceda lo que suceda: lo que es imposible para nosotros no lo es para Dios. La fe es un don. La adhesión a Dios que transforma en posibles los imposibles, no es fruto del empeño, ni del noble es fuerzo, sino una gracia que Dios concede a quien la pide y la acoge.

“Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?”. 

En este relato no se trata de una lección sobre las relaciones sociales, sino de una lección sobre las relaciones con Dios que consisten en hacer todo lo que Él nos mande. Jesús nos da aquí la imagen de Dios amo, ante el que solo cabe situarse en una actitud de esmerado y cumplido servicio, siendo, como María, el esclavo del Señor, dispuesto siempre a satisfacer sus deseos.

¡Dios el primero en ser servido, el primero en ser obedecido!

Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber’”.

La lección esencial es que ningún hombre tiene derecho a hacer valer sus derechos ante Dios, que nadie debe gloriarse de sus buenas obras ante Dios. Si no cumplimos bien con nuestro servicio corremos un gran peligro, pero si lo cumplimos no le hacemos ninguna merced a Dios. Con esto se nos cura el mal de la soberbia. Dios exige cuanto quiere por derecho de soberanía sobre nosotros, pero como es bueno y misericordioso, no deja nunca sin recompensa todo lo bueno que hacemos, provocando así nuestra benevolencia.

Nadie termina nunca su servicio, nunca hacemos lo suficiente en el servicio a Dios.

Comenta san Ambrosio: “No te vanaglories si serviste bien a Dios. No has hecho más que lo que debías. Le sirve le sol; le obedece la luna; le sirven los ángeles. No nos alabemos de que le sirvamos nosotros”

Que obremos siempre gratuitamente, sin esperar recompensa. Que el Señor nos conceda estar a su servicio desinteresadamente.

2 Respuestas a “Evangelio del domingo 2 de octubre de 2016, 27º del Tiempo Ordinario

  1. carmen 6 \06\UTC octubre \06\UTC 2013 en 11:17 AM

    Si amas tienes FE y Si tienes FE sirves. Somos siervos de Dios. AMEN

  2. José omar muñoz 6 \06\UTC octubre \06\UTC 2013 en 7:36 AM

    dios es amor por eso todo aquel que se acerca a el se sentira felizmente amado por quien es paz amor alegría en fin nunca le faltara nada y siempre se sentirá amado por dios nuestro señor Jesucristo animo comfiemos en dios que el siempre save lo que necesitamos y nos satisface a toda hora diga Jesús yo comfio en ti gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: