Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

MIÉRCOLES SANTO/COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 17-04-2019 (San Mateo 26,14-25.)


“Uno de vosotros me va a entregar”

  • Cuando se separó de su madre, Jesús escogió amigos humanos – los doce apóstoles – como si deseara poner en ellos su amistad. Los escogió, dice, para ser “no servidores, sino amigos” (Jn 15,15). Los hizo sus confidentes; les confió cosas que no dijo a otros. Quería favorecerlos, mostrarles toda su generosidad, como un padre hacia sus hijos preferidos. Por lo que les reveló, les colmó más que a los reyes, los profetas y los sabios de la Antigua Alianza. Les llamó “sus hijitos” (Jn 13,33); para conferirles sus dones, los prefirió “a los sabios y a los entendidos” de este mundo (Mt 11,25). Manifestó su alegría y les permitió que se quedaran con Él en sus pruebas (Lc 22,28), y como signo de reconocimiento, les anuncia que se sentarán en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel (v. 30). Encontró consuelo en su amistad en la cercanía de su prueba suprema. Se reunió con ellos en la última Cena, como para ser sostenido por ellos en esta hora solemne. “He deseado enormemente, les dice, comer esta pascua con vosotros antes de padecer” (Lc 22,15). Había pues entre el Maestro y sus discípulos un intercambio de afecto, una amistad profunda. Pero su voluntad era que sus amigos lo abandonaran, lo dejaran solo – una voluntad verdaderamente digna de adoración. Uno le traicionó; el otro renegó de Él; el resto huyó, dejándolo en manos de sus enemigos… Estuvo sólo cuando pisó el lagar. Sí, Jesús todopoderoso y bienaventurado, invadido en su alma por la gloria de su naturaleza divina, quiso someter su alma a todas las imperfecciones de nuestra naturaleza. Así como se había regocijado de la amistad de los suyos, aceptó la desolación de su abandono. Y cuando lo quiso, escogió privarse de la luz de la presencia de Dios.

Beato John Henry Newman (1801-1890)

Teólogo, fundador del Oratorio en Inglaterra

Meditaciones y Devociones, Parte III, 2, 2, § 15

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: