Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Artículos

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 12-11-2018 (San Lucas 17,1-6.)


Aumentar nuestra fe en la Iglesia

Hoy desearía empezar algunas catequesis sobre el misterio de la Iglesia, misterio que todos nosotros vivimos y del que somos parte. Lo querría hacer con expresiones bien presentes en los textos del Concilio Ecuménico Vaticano II. Hoy la primera: la Iglesia como familia de Dios… La palabra misma “Iglesia”, del griego ekklesia, significa “convocación”: Dios nos convoca, nos impulsa a salir del individualismo, de la tendencia a encerrarse en uno mismo, y nos llama a formar parte de su familia… Todavía hay quien dice hoy: “Cristo sí, la Iglesia no”. Como los que dicen: “yo creo en Dios, pero no en los sacerdotes”. Pero es precisamente la Iglesia la que nos lleva a Cristo y nos lleva a Dios; la Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios. Cierto, también tiene aspectos humanos; en quienes la componen, pastores y fieles, existen defectos, imperfecciones, pecados; también el Papa los tiene, y tiene muchos, pero es bello que cuando nos damos cuenta de ser pecadores encontramos la misericordia de Dios, que siempre nos perdona. No lo olvidemos: Dios siempre perdona y nos recibe en su amor de perdón y de misericordia. Hay quien dice que el pecado es una ofensa a Dios, pero también una oportunidad de humillación para percatarse de que existe otra cosa más bella: la misericordia de Dios. Pensemos en esto. Preguntémonos hoy: ¿cuánto amo a la Iglesia? ¿Rezo por ella? ¿Me siento parte de la familia de la Iglesia? ¿Qué hago para que sea una comunidad donde cada uno se sienta acogido y comprendido, sienta la misericordia y el amor de Dios que renueva la vida? La fe es un don y un acto que nos incumbe personalmente, pero Dios nos llama a vivir juntos nuestra fe, como familia, como Iglesia.

Papa Francisco

Audiencia general 29/05/2013
(trad. © copyright Librería Editrice Vaticana)

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

 

SAN JOSAFAT (Mártir)


Josafat es una palabra hebrea que significa “Dios es mi juez”.

La nación de Lituania es ahora de gran mayoría católica. Pero en un tiempo en ese país la religión era dirigida por los cismáticos ortodoxos que no obedecen al Sumo Pontífice. Y la conversión de Lituania al catolicismo se debe en buena parte a San Josafat. Pero tuvo que derramar su sangre, para conseguir que sus paisanos aceptaran el catolicismo.

Nació en 1580, de padres católicos fervorosos. Su madre le enseñó a mirar de vez en cuando el crucifijo y pensar en lo que Jesucristo sufrió por nosotros, y esto le emocionaba mucho y le invitaba a dedicar su vida por hacer amar más a Nuestro Salvador.

De joven entró de ayudante de un vendedor de telas, y en los ratos libres se dedicaba a leer libros religiosos. Esto le disgustaba mucho al principio al dueño del almacén, pero después, viendo que el joven se dedicaba con tanto esmero a los oficios que tenía que hacer, se dio cuenta de que las lecturas piadosas lo llevaban a ser más bueno y mejor cumplidor de su deber. Y tanto se encariñó aquel negociante con Josafat, que le hizo dos ofertas: permitirle casarse con su hija y dejarlo como heredero de todos sus bienes. El joven le agradeció sus ofrecimientos, pero le dijo que había determinado conseguir más bien otra herencia: el cielo eterno. Y que para ello se iba a dedicar a la vida religiosa. LEER MAS…

¿POR QUÉ LOS SACERDOTES NO RESPETAN LA LITURGIA? (Padre Montijo)

Evangelio del Domingo XXXI del Tiempo Ordinario, 04 de Noviembre de 2018


San Marcos 12, 28 – 34

En aquel tiempo, uno de los letrados se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús le contestó: El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Le dijo el escriba: Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.

COMENTARIO

por Monseñor Rafael Escudero
+ Obispo Prelado

El evangelio de este domingo pone de relieve la profundidad del amor que Cristo proclama: hay un amor que viene de Dios a nosotros; hay un amor que sube de nosotros a Dios, hay un amor de unos a los otros. Hemos de sumar estos tres amores para amar como Jesús.

“En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»”

Los rabinos, en tiempos de Jesús, discutían cuál de los mandamientos promulgados por Moisés, y multiplicados por la tradición oral, era el principal. Es un problema que para nosotros nos parece elemental, pero que estaba oscurecido por la maraña de los intelectuales de la época.

Contemplando a este escriba he de animarme a hablar con Jesús, a preguntarle muchas cosas.

“Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor.”

A aquél escriba, que parece que se acercó con buena intención, Jesús, repitiéndole la “Shemá“, le responde conservando intacta la validez de aquel precepto del Antiguo Testamento.

Los cristianos leemos el Antiguo Testamento a la luz de Cristo muerto y resucitado. Esta lectura manifiesta el contenido inagotable del Antiguo Testamento. Ello no debe hacer olvidar que el Antiguo Testamento conserva su valor propio de revelación que nuestro Señor mismo reafirmó. Por otra parte, leemos el Nuevo Testamento también a la luz del Antiguo.

Este es el mandamiento primero y principal. La unicidad de Dios funda ese radicalismo en las exigencias del amor: no hay varios dioses, varios “señores” entre los que dividir el corazón. De nada servirá cumplir todos los demás mandamientos sin cumplir este.

Es absolutamente necesario que el Ser supremo sea único, es decir, sin igual… Si Dios no es único, no es Dios” (Tertuliano). 

“Amarás al Señor, tu Dios.” El amor al Señor da sentido y valor a cada mandamiento, a cada acto de fidelidad. Para esto hemos sido creados, para amar a Dios. Y sólo este amor da sentido a nuestra vida, solamente Él nos puede hacer felices, nadie más que Él puede hacer que nos vaya bien.

“Con todo tu corazón.” Pues el amor a Dios no es una simple obligación, sino una necesidad, una respuesta espontánea al experimentar que Él nos ama primero.

“Con toda  tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.” Precisamente porque el amor de Dios a nosotros ha sido y es sin medida, el nuestro para con Él no puede ser a ratos o en parte. No importa que nos sintamos poca cosa y limitados; la autenticidad de nuestro amor se manifiesta en que debe ser total, que no se reserve nada: todo nuestro tiempo, todas nuestras energías y capacidades, todos nuestros bienes. Es preciso que el amor arda en nosotros de pies a cabeza, del espíritu al cuerpo, de la mañana a la noche y de la noche a la mañana, de la infancia a la vejez. Al Dios que es único le corresponde la totalidad de nuestro ser.

Jesús mismo confirma que Dios es “el único Señor” y que es preciso amarle con todo el corazón, con toda el alma, con todo el espíritu y todas las fuerzas. Deja al mismo tiempo entender que Él mismo es el Señor. Confesar que “Jesús es Señor” es lo propio de la fe cristiana. Esto no es contrario a la fe en el Dios Único.

“El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.»”

El apóstol san Pablo lo recuerda: “El que ama al prójimo ha cumplido la ley. En efecto, lo de: no adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: amarás a tu prójimo como a ti mismo. La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” (Rm 13, 8-10).

En los mandamientos de Moisés, se incluía también el amor al prójimo, sin excluir a los extranjeros. Lo original de Jesús es unir ambos mandatos (a Dios y al prójimo) en un solo y principal precepto moral.  Jesús une estos dos preceptos que los judíos consideraban independientes. La revelación plena de la caridad nos dice que el amor a Dios y el amor al prójimo son un único río que brota de la misma fuente: El Espíritu del Padre y del Hijo, Espíritu de amor.

No es difícil entender cómo ha de ser nuestro amor al prójimo. Basta observar cómo nos amamos a nosotros mismos y comparar. Podemos y debemos amar al prójimo como a nosotros mismos porque forma parte de nosotros mismos, porque no nos es ajeno. Gracias a Cristo, el prójimo ha dejado de ser un extraño.

Los mandamientos deben ser interpretados a la luz del doble y único mandamiento de la caridad, plenitud de la Ley. Jesús, en su mensaje, recogió los diez mandamientos, pero manifestó la fuerza del Espíritu operante ya en su letra. Desarrolló todas las exigencias de los mandamientos. El seguimiento de Jesucristo comprende el cumplir los mandamientos. La Ley no es abolida, sino que el hombre es invitado a encontrarla en la Persona de su Maestro, que es quien le da la plenitud perfecta.

Lo que Dios manda lo hace posible por su gracia. Cuando creemos en Jesucristo, participamos en sus misterios y guardamos sus mandamientos, el Salvador mismo ama en nosotros a su Padre y a sus hermanos, nuestro Padre y nuestros hermanos. Su persona viene a ser, por obra del Espíritu, la norma viva e interior de nuestro obrar.

“El escriba replicó:—«Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»”

“Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.»”

Jesús alaba al escriba, le agradó su respuesta, en ella había recogido lo esencial de su doctrina al unir los dos amores. Ha saltado además por encima de su fariseísmo al expresar la superioridad del amor sobre todo acto de culto. Por eso Jesús le dijo: “No estás lejos del reino de Dios” y con esta expresión indica que, obedeciendo a la voluntad de Dios revelada por Moisés, el escriba sintonizaba con lo nuclear de su mensaje, pero aún le faltaba algo. En medio de la tiniebla del fariseísmo se abre un rayo de luz.

Que busque siempre la verdad con lealtad.

 

SAN SIMÓN Y SAN JUDAS


 

San Judas Tadeo es uno de los santos más populares, a causa de los numerosos favores celestiales que consigue a sus devotos que le rezan con fe. En Alemania, Italia, América y muchos sitios más, tiene numerosos devotos que consiguen por su intercesión admirable ayuda de Dios, especialmente en cuanto a conseguir empleo, casa u otros beneficios.

Santa Brígida cuenta en sus Revelaciones que Nuestro Señor le recomendó que cuando deseara conseguir ciertos favores los pidiera por medio de San Judas Tadeo. Judas es una palabra hebrea que significa: “alabanzas sean dadas a Dios”.

Tadeo quiere decir: “valiente para proclamar su fe”.

Simón significa: “Dios ha oído mi súplica”.

Leer más de esta entrada

DOMUND 2018 – domingo 21 de octubre


afiche20domund202018

 

 

Papa Francisco:

Mensaje para la Jornada Misionera Mundial
DOMUND 2018

¿Qué es el Domund?

El Domingo Mundial de las Misiones es el día en que la Iglesia universal reza por la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras, y colabora económicamente con ellos en su labor.

¿Por qué el Domund?

Porque el 37% de la Iglesia católica lo constituyen territorios de misión que dependen de la ayuda personal de los misioneros y de la colaboración económica de los fieles para realizar su labor.

¿Para qué el Domund?

Con los donativos se desarrollan proyectos sociales, educativos y sanitarios, además de necesidades como la construcción de iglesias y capillas, formación cristiana, compra de vehículos y un largo etcétera.

¿Cómo se distribuye el dinero del Domund?

Leer más de esta entrada

SAN LUCAS (Evangelista)


 

Lucas significa: “luminoso, iluminado” (viene del latín “luce” = luz).

San Lucas escribió dos libros muy famosos: el tercer Evangelio y Los Hechos de los apóstoles. Es un escritor muy agradable, y el que tiene el estilo más hermoso en el Nuevo Testamento. Sus dos pequeños libros se leen con verdadero agrado.

Era médico. San Pablo lo llama “Lucas, el médico muy amado”, y probablemente cuidaba de la quebrantada salud del gran apóstol.

Era compañero de viajes de San Pablo. En los Hechos de los apóstoles, al narrar los grandes viajes del Apóstol, habla en plural diciendo “fuimos a… navegamos a…” Y va narrando con todo detalle los sucesos tan impresionantes que le sucedieron a San Pablo en sus 4 famosos viajes. Lucas acompañó a San Pablo cuando éste estuvo prisionero, primero dos años en Cesarea y después otros dos en Roma. Es el único escritor del Nuevo Testamento que no es israelita. Era griego.

El poeta Dante le dio a San Lucas este apelativo: “el que describe la amabilidad de Cristo”. Y con razón el Cardenal Mercier cuando un alumno le dijo: “Por favor aconséjeme cuál es el mejor libro que se ha escrito acerca de Jesucristo”, le respondió: “El mejor libro que se ha escrito acerca de Jesucristo se llama: El Evangelio de San Lucas”. Un autor llamó a este escrito: “El libro más encantador del mundo”. Leer más de esta entrada

SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA


Memoria de san Ignacio, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan y segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía, que en tiempo del emperador Trajano fue condenado al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. Durante el viaje, mientras experimentaba la ferocidad de sus centinelas, semejante a la de los leopardos, escribió siete cartas dirigidas a diversas Iglesias, en las cuales exhortaba a los hermanos a servir a Dios unidos con el propio obispo, y a que no le impidiesen poder ser inmolado como víctima por Cristo.

San Ignacio, llamado Teóforo, «el que lleva a Dios», fue probablemente un converso, discípulo de san Juan Evangelista; los datos históricos fidedignos sobre sus primeros años son pocos. De acuerdo con algunos escritores antiguos, los apóstoles san Pedro y san Pablo ordenaron que sucediera a san Evodio como obispo de Antioquía, cargo que conservó por cuarenta años, y en el cual brilló como pastor ejemplar. El historiador eclesiástico Sócrates dice que introdujo o divulgó en su diócesis el canto de antífonas, hecho poco probable. La paz de que gozaron los cristianos al morir Domiciano (año 96), duró únicamente los quince meses del reinado de Nerva y bajo Trajano se reanudó lo persecución. En una interesante carta del emperador a Plinio el Joven, gobernador de Bitinia, se establecía el principio de que los cristianos debían ser muertos, en caso de que existieran delaciones oficiales; y, en otros casos, no se les debía molestar. Trajano fue magnánimo y humanitario; pero la gratitud que lo vinculaba con sus dioses por las victorias sobre los dacios y escitas, lo llevó posteriormente a perseguir a los cristianos, que se negaban a reconocer estas divinidades. Desgraciadamente, no podemos confiar en la relación legendaria sobre el arresto de Ignacio y su entrevista personal con el emperador; sin embargo, desde época muy remota, se ha creído que el interrogatorio al que fue sometido el soldado de Cristo por Trajano, siguió aproximadamente este cauce:

Trajano: ¿Quién eres tú, espíritu malvado, que osas desobedecer mis órdenes e incitas a otros a su perdición?
Ignacio: Nadie llama a Teóforo espíritu malvado.
Trajano: ¿Quién es Teóforo?
Ignacio: El que lleva a Cristo dentro de sí.
Trajano: ¿Quiere eso decir que nosotros no llevamos dentro a los dioses que nos ayudan contra nuestros enemigos?
Ignacio: Te equivocas cuando llamas dioses a los que no son sino diablos. Hay un sólo Dios que hizo el cielo, la tierra y todas las cosas; y un solo Jesucristo, en cuyo reino deseo ardientemente ser admitido.
Trajano: ¿Te refieres al que fue crucificado bajo Poncio Pilato?
Ignacio: Sí, a Aquél que con su muerte crucificó al pecado y a su autor, y que proclamó que toda malicia diabólica ha de ser hollada por quienes lo llevan en el corazón.
Trajano: ¿Entonces tú llevas a Cristo dentro de ti?
Ignacio: Sí, porque está escrito, viviré con ellos y caminaré con ellos. LEER MAS…

SANTA TERESA DE ÁVILA


Teresa nació en Ávila el 28 de marzo de 1515. A los dieciocho años, entra en el Carmelo. A los cuarenta y cinco años, para responder a las gracias extraordinarias del Señor, emprende una nueva vida cuya divisa será: «O sufrir o morir». Es entonces cuando funda el convento de San José de Ávila, primero de los quince Carmelos que establecerá en España. Con San Juan de la Cruz, introdujo la gran reforma carmelitana. Sus escritos son un modelo seguro en los caminos de la plegaria y de la perfección. Murió en Alba de Tormes, al anochecer del 4 de octubre de 1582. Pablo VI la declaró doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970.

Se cree que la palabra “Teresa” viene de la palabra griega “teriso” que se traduce por “cultivar”; cultivadora. O de la palabra “terao” que significa “cazar”, “la cazadora”. Como bien dice el Padre Sálesman en su biografía, ambos títulos le quedan bien a Santa Teresa, por ser ella “Cultivadora” de las virtudes y “cazadora” de almas para llevarlas al cielo.

Fuente: corazones.org

Recursos sobre Santa Teresa de Ávila:

“HOLLYWINS”


 

42506547_1364997863630720_5978245247946194944_o

Queridos padres: Con motivo de la fiesta de Todos los Santos, la Parroquia “Santiago Apóstol” de Moyobamba, está preparando el “Holywins”, que tendrá lugar el Jueves 01 de noviembre en la Catedral en la Santa Misa de 09:00 am.

El halloween “All Hallow´s eve”, significa “víspera de Todos los Santos”, pero se le ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del miedo, terror, brujas y fantasmas, fomentando una triste vuelta al antiguo paganismo y al consumismo.

Por este motivo la Parroquia quiere celebrar el Holywins, que significa “la santidad vence”, en la que invitamos a todos los niños a que acudan vestidos de santos a la Misa. Después haremos un pequeño recorrido alrededor de la Catedral, para evangelizar por las calles y tener una verdadera fiesta del cielo. Redescubriremos que hemos sido creados para el bien y la belleza, para la amistad con Dios, para estar cara a cara con Él en la eternidad y ser santos.

Reciban nuestro cordial abrazo, en Cristo Jesús.

Parroquia “Santiago Apóstol” de Moyobamba

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 09-10-2018 (San Lucas 10,38-42.)


«María, permanecía sentada a los pies del Señor escuchando su palabra»

Para que nada me saque de este hermoso silencio interior hay que guardar siempre las mismas condiciones, el mismo aislamiento, la misma separación, el mismo despojo. Si mis deseos, mis temores, mis alegrías, y mis dolores, si todos los movimientos provenientes de estas «cuatro pasiones» no están perfectamente ordenados a Dios, no seré un alma solitaria, y habrá en ruido mí. Es necesario, pues, el sosiego, el «sueño de las potencias», la unidad del ser.

«Escucha, hija mía, inclina el oído, olvida a tu pueblo y la casa paterna, y el Rey será cautivo de tu belleza» (Sal. 44: 12-13)… «Olvidar su pueblo» me parece que es más difícil; porque este pueblo es todo este mundo, que hace, por decirlo así, parte de nosotros mismos: la sensibilidad, los recuerdos, las impresiones, etc… Y cuando el alma ha hecho esta ruptura, cuando está libre de todo esto, el Rey será cautivo de su belleza…

El Creador, viendo el hermoso silencio que reina en su criatura, considerándola toda recogida en su unidad interior… la hace pasar a esta soledad inmensa, infinita, a este «lugar espacioso» cantado por el profeta (Sal 17:20) y que no es otro que El mismo… «La llevaré a la soledad y le hablaré al corazón» (Os 2:14). ¡He aquí que esta alma ha entrado en esta vasta soledad donde Dios se hará oír! «Su palabra, dice San Pablo, es viva y eficaz, más penetrante que una espada de doble filo; llega hasta la división del alma y del espíritu y hasta las coyunturas y la médula» (Heb 4:12). Es, pues, ella directamente la que acabará el trabajo de despojo en el alma…

Pero no basta con escuchar esta palabra, ¡hay que guardarla! (Jn 14: 23). Y es guardándola como el alma será «santificada en la verdad», según el deseo del Maestro… Al que observa su palabra ¿no ha hecho El la promesa: «Mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él»? (Jn 14:23). ¡Toda la Trinidad habita en el alma que la ama de verdad, es decir, observando su palabra!…

 

Santa Isabel de la Trinidad (1880-1906)

Carmelita descalza

Último retiro, días 10 y 11

(Trad. ©Evangelizo.org)

Halloween es una fiesta pagana, organiza “HOLYWINS”


***

(CCSGLa fiesta de Halloween no es tan inocente como disfrazarse de bruja y llevar calabazas iluminadas con inquietantes formas de caras. La costumbre, importada de Estados Unidos vía Hollywood con películas que cosecharon un gran éxito en los años 80 como «La noche de Halloween, de John Carpenter, entró con fuerza hace varios años.

Y, ¿qué hay de malo en una simple fiesta para pasárselo bien? «Que tiene un trasfondo de ocultismo y de anticristianismo», señala el P. Juan María Canals, director del secretariado de la comisión episcopal de liturgia de la Conferencia Episcopal Española (CEE). El sacerdote es tajante al respecto: «Los padres deben ser conscientes y encauzar el sentido de fiesta hacia lo bueno y la belleza, en vez de hacia el terror, el miedo y la misma muerte».

Pero, además, Halloween ha supuesto el rescate de una fiesta pagana que celebraban los celtas antes de ser evangelizadosEntre ellos habitaban los druidas, sacerdotes paganos adoradores de los árboles, especialmente del roble. Es la fiesta de la muerte y el terror en la víspera, precisamente, de la festividad católica de Todos los Santos (1 de noviembre) y de los Fieles Difuntos (2 de noviembre), instituida por san Odilón, monje benedictino y quinto abad de Cluny, en el año 998.

En su origen, Halloween significa «Al hallow´s eve», es decir;  «víspera de todos los santos», ya que se refiere a la noche del 31 de octubre. Sin embargo, han robado su sentido religioso para convertirla en la noche del terror y de las brujas.

La fascinación por el ocultismo atrapa a jóvenes y adolescentes, que se suman a esta fiesta. Ante ello, numerosas asociaciones cristianas han decidido ofrecer sus alternativas. En lugar de lamentarse por los monstruos, las calaveras o las máscaras irreverentes propias de las fiestas de Halloween, en varias parroquias y diócesis de Italia y Francia se está difundiendo la idea de descubrir y contar historias y virtudes de los santos de preferencia de cada quien festejando HOLYWINS [que juega con las palabras «holy» («santo») y «wins» («ganar»). Algo así como «lo santo gana»].     Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: