La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Congregaciones

Felicidades

Felicidades

Felicidades

Felicidades

79 Aniversario de la Fundación de las HH.Oblatas de Cristo Sacerdote. 25 de Abril de 2017.


El 25 de Abril de 2017 se cumple el 79 aniversario de la fundación de las HH. Oblatas de Cristo Sacerdote, congregación religiosa que está presente en nuestra Prelatura desde el día 8 de Setiembre del 2009. A continuación, compartimos un extracto del relato de la Fundación.

Fundadores OblatasDespués del alzamiento militar del 18 de julio de 1936, Madrid quedó en la zona republicana. La guerra se recrudece: iglesias cerradas, persecución, registros, detenciones… El obispo de Madrid-Alcalá, Dr. D. Leopoldo Eijo y Garay, que se encuentra en zona nacional, nombra Vicario General en zona roja a D. José Mª García Lahiguera, quien, por su cargo de director espiritual del seminario, gozaba de la amistad y del afecto del clero madrileño.

En un ambiente de catacumbas, se organiza en Madrid un “Socorro blanco” que provee de lo necesario para que los sacerdotes escondidos puedan celebrar la Santa Misa y los fieles recibir los sacramentos. De él, forman parte Mª del Carmen Hidalgo de Caviedes y sus dos hermanas, María y Lucía María. Su actividad es arriesgada e incansable: llevan la comunión a enfermos, a refugiados, a las cárceles; amparan a religiosas y monjas en peligro buscándoles lugares seguros; hacen formas… y todo aquello a lo que la necesidad y la caridad les empuja. El 7 de octubre de 1936 se concede a su familia tener el Santísimo reservado en su casa. Desde esa fecha, el Señor siempre estuvo acompañado por ellas, día y noche, aun en medio de los bombardeos y de los continuos sobresaltos. Vivir la fe en aquellas circunstancias requería heroísmo, pero teniendo a Dios con ellas todo se podía. Leer más de esta entrada

Capilla de adoracion eucarística en directo (online/en vivo)

ORDENACION PRESBÍTERAL 2017


IMG_7027 copy.JPG

El pasado sábado fin de semana la Prelatura de Moyobamba se vistió de fiesta y con gozo en el Señor; se celebró la ordenación Sacerdotal del Diácono Moises Peres Díaz de nuestro amado Seminario que  llenó de alegría a la Iglesia por que el Señor sigue enviando pastores a su mies.

Este acontecimiento de gracia para nuestra comunidad católica de Moyobamba se llevó a cabo el sábado 11 de marzo a las 10.00am en la Iglesia Catedral, el cual se inició con la celebración Eucarística en la que por imposición de manos de Mons. Rafael Alfonso Escudero López-Brea.

Este hecho refleja la fidelidad de nuestro Señor Jesucristo, de seguir levantando varones valientes conforme a su corazón para servir en su viña.IMG_7075 copy.jpg

La ordenación de estos nuevos sacerdotes es una bendición para nuestra Prelatura pero a la vez es un compromiso de toda la feligresía de orar fervientemente por la santidad y fidelidad de nuestros consagrados. Porque ser un sacerdote es vivir en medio del mundo sin ambicionar sus placeres, ser miembro de cada familia sin pertenecer a ninguna, compartir todos los sufrimientos y perdonar todas las ofensas, ser Sacerdote es ser Jesucristo aquí en la Tierra.

La celebración de su primera Santa Misa se realizó el domingo 12 del presente a las 10:30 de la mañana en el “Santuario Señor del Perdón” de Moyobamba.

Rogamos al Espíritu Santo que escriba con su fuego la palabra de Dios en los corazones de todos los Sacerdotes esta promesa: “Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía. Y antes que nacieses te tenía consagrado: Yo profeta de las naciones te constituí” (Jr. 1,5) y que cada sacerdote anhele asemejarse a Jesús por que JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR ES EL SUPREMO Y ETERNO SACERDOTE.

¡Alabado sea Jesucristo!

IMG_7154 copy.JPG

Hoy 7 de Marzo de 2017, celebramos el 69º Aniversario de la Creación de la Prelatura de Moyobamba


 

escudo-prelatura-moyobamba-baja-res3.pngPor la Bula “Romanus Pontifex” del 7 de marzo de 1948, el Papa Pío XII segregó de la Diócesis de Chachapoyas todo el departamento de San Martín y creó la Prelatura de Moyobamba, la primera del Perú, haciéndola sufragánea de la Metropolitana de Trujillo.

Por el Decreto Consistorial del 12 de Junio de 1958, el mismo Papa segregó de la Prelatura los distritos de Huimbayoc, Navarro, Pelejo y Pongo y los anexos al Vicario Apostólico de Yurimaguas para su mejor atención espiritual.
Por Acuerdo pastoral entre los Obispo de Huánuco y de Moyobamba, con fecha 19 de mayo de 1985, se ha encomendado la atención pastoral de las Parroquias de Tocache y de Uchiza de la Prelatura de Moyobamba, que forman la nueva Provincia de Tocache, a la Diócesis de Huánuco.

catedral-de-moyobamba.jpg

ORACIÓN POR NUESTRA PRELATURA

Te rogamos, Señor, que se manifiesten con toda su fuerza y perseveren hasta el fin en nuestra Iglesia Prelatura de Moyobamba la integridad de la fe, la santidad de las costumbres, la caridad fraterna y la religión auténtica, y, ya que no dejas de alimentar a tu pueblo con tu Palabra y con el Cuerpo de tu Hijo, no ceses tampoco de conducirlo bajo tu protección. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Encuentro Nacional de Consejeros Espirituales


16472962_1223382021115424_7572873932957473574_n

Damos gracias a Dios, por el maravilloso Encuentro Nacional de Consejeros Espirituales, del Movimiento Juan XXIII, realizado en Lima, encabezado por su Presidente Internacional Nelson Rivera Beauchamp, al mismo tiempo la Prelatura de Moyobamba, está de fiesta, porqué nuestro querido Monseñor, Rafael Escudero López Brea, está participando junto a consejeros espirituales y representantes del Movimiento Juan XXIII de otros países, haciendo un alto a sus múltiples compromisos y demostrando así mismo su gran misión de pastorear su iglesia.
Asistieron también representantes de todas las Diócesis del Perú, entre ellas, la Diócesis de Pucallpa donde hace poco se realizó el primer retiro, con su consejero espiritual, Padre José Camarillo Martinez, estamos felices por este acontecimiento, ver a nuestro funfador del movimiento, venido de Puerto Rico y siempre comprometido con la misión que el Señor le encomendó, dando su vida entera, por eso una vez más decimos:
EL SEÑOR ESTÁ GRANDE CON NOSOTROS Y ESTAMOS ALEGRES.

¿Qué hacen las Oblatas en Navidad?


La Navidad de una Oblata

(AlfayOmega).- No podemos hablar de la Navidad sin hacer referencia –aunque sólo sea con una mirada de conjunto– al Adviento, tiempo de preparación que la Iglesia, Madre y Maestra, pone ante nuestros ojos, en su sagrada liturgia.

No son una Congregación muy conocida, pero tienen una vocación preciosa. Su vida está

No son una Congregación muy conocida, pero tienen una vocación preciosa. Su vida está “escondida con Cristo en Dios”, en entrega y oración por la santificación de los sacerdotes y seminaristas.

El Adviento de la Oblata es un adentrarse, en soledad y silencio, en el corazón de Madre –como nosotras llamamos a la Virgen–, para vivir con ella esa espera, anhelante y serena a la vez, del Misterio que va a brotar, como flor delicada del Adviento, en la liturgia de Navidad. Es la espera gozosa del Mesías, el Redentor, el Salvador, el Dios hecho Niño pequeño para elevarnos hasta el corazón del Padre, ese Padre amoroso que tiende sus manos abiertas hacia el hombre que –¡oh, insensatez de la condición humana!– cada día se aleja más de Él. Y el alma, que a través de las cuatro semanas del Adviento se ha enardecido, canta los días precedentes a la Navidad ese Ven de las antífonas O, hundiéndose en el profundo espíritu que encierran.

Así, llega a la Navidad en una apertura total al Don, Dios-con-nosotros, que nos trae la Virgen Madre, para ponerlo en nuestros brazos, como hizo con los pastores y los Magos, para que Él sea totalmente nuestro. Y la Oblata, al recibir el Niño, penetra en su corazón y descubre en Él un latido profundo, el primero, el más anhelante: su latido por ellos, los sacerdotes, porque ellos van a ser los que atraigan a las almas, de las que Él está sediento, a su Corazón de Sacerdote-Redentor; y, hundiéndose en ese latido, entrega todo su ser en la misma oblación que Cristo hizo al entrar en el mundo: Sacrificios y holocaustos no los quisiste, pero me has formado un cuerpo… Aquí estoy para hacer Tu voluntad. Y esa voluntad es una voluntad salvífica, de apertura a la Gracia de que ellos, los sacerdotes, son portadores para llevarla a todos los hombres. Ellos son los que encienden, en medio de las tinieblas que hoy envuelven al mundo, la Luz resplandeciente de ese mundo nuevo que está presente en cada Eucaristía. Ellos alimentan el hambre de paz y justicia de los que está ansioso el hombre de hoy. Ellos son, al participar del sacerdocio de Cristo, verdaderos puentes, mediadores entre el cielo y la tierra. Por eso, en la Navidad, cuando la Oblata contempla al Niño, siente en su alma ese gemido hondo y acuciante, gemido del Espíritu, que es pura entrega en donación del ser, por la salvación de todos los hombres, pasados, presentes y futuros, por la Humanidad entera.

Éste es el vivir interno de la Oblata; pero ¿y lo exterior? Es un desborde de caridad fraterna. Son unos días de vida familiar entre las Hermanas, viviendo todas en común la alegría gozosa de la Navidad: Belén, villancicos, recreos…, todo en una armonía clara y sencilla, como es nuestro espíritu, que aúna soledad y silencio con alegría, vida común y caridad.

Así vive una Oblata su Navidad; una Navidad desbordante de entusiasmo en su manifestación externa, sí, pero vivida en lo íntimo del corazón de Cristo Sacerdote, participando de su Misterio, en una constante alabanza a la gloria de la Santísima Trinidad, de la que ha brotado para nosotros la realidad gozosa de la hermosa Navidad.

HH . Oblatas de Cristo Sacerdote

JUBILEO DE LOS ANIMADORES

SANTA TERESA DE CALCUTA


santa-teresa-de-calcuta-05-09

“De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”. De pequeña estatura, firme como una roca en su fe, a Madre Teresa de Calcuta le fue confiada la misión de proclamar la sed de amor de Dios por la humanidad, especialmente por los más pobres entre los pobres. “Dios ama todavía al mundo y nos envía a ti y a mi para que seamos su amor y su compasión por los pobres”. Fue un alma llena de la luz de Cristo, inflamada de amor por Él y ardiendo con un único deseo:“saciar su sed de amor y de almas”.

Esta mensajera luminosa del amor de Dios nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, una ciudad situada en el cruce de la historia de los Balcanes. Era la menor de los hijos de Nikola y Drane Bojaxhiu, recibió en el bautismo el nombre de Gonxha Agnes, hizo su Primera Comunión a la edad de cinco años y medio y recibió la Confirmación en noviembre de 1916. Desde el día de su Primera Comunión, llevaba en su interior el amor por las almas. La repentina muerte de su padre, cuando Gonxha tenía unos ocho años de edad, dejó a la familia en una gran estrechez financiera. Drane crió a sus hijos con firmeza y amor, influyendo grandemente en el carácter y la vocación de si hija. En su formación religiosa, Gonxha fue asistida además por la vibrante Parroquia Jesuita del Sagrado Corazón, en la que ella estaba muy integrada.

Cuando tenía dieciocho años, animada por el deseo de hacerse misionera, Gonxha dejó su casa en septiembre de 1928 para ingresar en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, conocido como Hermanas de Loreto, en Irlanda. Allí recibió el nombre de Hermana María Teresa (por Santa Teresa de Lisieux). En el mes de diciembre inició su viaje hacia India, llegando a Calcuta el 6 de enero de 1929. Después de profesar sus primeros votos en mayo de 1931, la Hermana Teresa fue destinada a la comunidad de Loreto Entally en Calcuta, donde enseñó en la Escuela para chicas St. Mary. El 24 de mayo de 1937, la Hermana Teresa hizo su profesión perpétua convirtiéndose entonces, como ella misma dijo, en “esposa de Jesús” para “toda la eternidad”. Desde ese momento se la llamó Madre Teresa. Continuó a enseñar en St. Mary convirtiéndose en directora del centro en 1944. Al ser una persona de profunda oración y de arraigado amor por sus hermanas religiosas y por sus estudiantes, los veinte años que Madre Teresa transcurrió en Loreto estuvieron impregnados de profunda alegría. Caracterizada por su caridad, altruismo y coraje, por su capacidad para el trabajo duro y por un talento natural de organizadora, vivió su consagración a Jesús entre sus compañeras con fidelidad y alegría. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: