Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Noticias

Capilla de adoración eucarística en directo (online/en vivo)

Consagración a la Virgen María según el método de San Luis María Grignon de Montfort (dia 17) – EN VIVO

Evangelio del domingo 5º de Pascua, 19 de mayo de 2019


Juan 13,31-35

Después que Judas salió, Jesús dijo: “Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él.

Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto.

Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: ‘A donde yo voy, ustedes no pueden venir’.

Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.

En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo prelado de Moyobamba

“Cuando salió Judas del cenáculo…” comenzó la pasión, y la pasión es la glorificación de Cristo y del Padre.

“Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre”. Con estas palabras comienza el gran discurso de despedida de Jesús en el cenáculo, en el contexto de la última cena. “Ahora” hace referencia a la “hora” de Jesús, la hora de pasar de este mundo al Padre, la hora en que es exaltado y a la vez glorificado sobre la cruz. La hora más tenebrosa de la vida de Jesús  en la tierra es la hora también de la resplandeciente glorificación. La pasión es condición indispensable para que entrara en su gloria.  En la pasión del Hijo brilla la santidad, la justicia, la misericordia de Dios, el inmenso amor que tiene a los hombres. La pasión es el triunfo del Reino de Dios sobre el poder de Satanás.

Jesús llama a la crucifixión “gloria” para enseñarnos que no hay nada bajo ni ignominioso que no haga luminoso al que lo soporta todo por amor al Señor. Jesús persuade así a los Apóstoles para que no se sientan abatidos por el escándalo ante el sufrimiento del inocente y de la cruz, sino para que se alegren y se gocen, porque Él va a caer bajo el dominio de la muerte, pero muriendo va a lograr una victoria sobre su muerte y nuestra muerte y eso es una gran gloria. Leer más de esta entrada

¿QUE ES LA VIDA CONSAGRADA? 3ª parte – DIFERENTES CARISMAS (Padre Montijo)

Día de las Madres


VIRGEN-MARIA1.jpg

Este es un gran día en el que contemplamos un misterio, el de una mujer frágil, pequeña y pobre, que eres tú, que es toda mujer a la que se le ha dado el participar como protagonista en la obra de la creación de un nuevo ser, imagen y reflejo del mismo Dios. ¿Quién te ha constituido madre? ¿De qué privilegio gozas que has sido hecha singularísima cooperadora de la vida humana? ¿Qué dignísima nobleza oculta tu cuerpo y tu alma, que toda tu persona se ha transformado en un abrazo cálido a la vida desde el primer instante de su aparición? ¿Qué habrá visto Dios en ti, para que te haya dado esa gracia de ser mamá? Algo muy encantador deberás haber tenido para que Dios te haya concedido semejante privilegio. Algo muy noble y puro debe esconderse en las entrañas de tu ser, para que el Señor haya tenido el “atrevimiento” de confiarte esta misión de cocrear con Él.

¡No sé dónde está el inicio de este misterio incomprensible! Pensaré tal vez que, porque eres tan tierna y delicada, Dios te concedió el ser madre; que porque tu corazón rebosa pureza y amor, por eso puedes ser revestida de ese título glorioso; que porque eres todo paciencia, dulzura y perdón, has sido escogida para anidar a un nuevo ser en tus entrañas; que porque no se halló una capacidad de abnegación y sufrimiento como la tuya en ninguna parte, por eso te asoció el Dios Creador a su obra, porque eso eres, socia de Dios en la creación de tu hijo. En efecto, de qué otra manera se explica este misterio. Porque eres virtuosa, noble, prudente, fiel, detallista, porque sabes donarte sin límites, sin medida, sin esperar nada a cambio, con generoso silencio, con purísimo amor, por eso dijo Dios: ¡ésta es la que yo estaba necesitando!, ¡ésta es la escogida!, ¡sólo ésta puede ser madre! Leer más de esta entrada

DIEZ ACCIONES PARA PROMOVER LAS VOCACIONES


Propuesta de la Comisión Episcopal del Clero de Estados Unidos

WASHINGTON, jueves, 14 enero 2010 (ZENIT.org).- La Iglesia Católica en Estados Unidos celebra la Semana Nacional de las Vocaciones, del 10 al 16 de enero. Para animar a los católicos a fomentar las vocaciones, el padre David Toups, director interino de la Comisión Episcopal del Clero, Vida Consagrada y Vocaciones ofrece “diez cosas” que los católicos pueden hacer para promover las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa.

Los primeros cinco pasos de esta lista están directamente dirigidos a todos los católicos. Los segundos cinco son específicamente una invitación a los católicos más jóvenes a considerar decir “sí” a una vocación religiosa.

Esta es la lista de acciones a realizar para todos los católicos:

Reza por un incremento de las vocaciones al sacerdocio y vida consagrada. Jesús dice en Mateo 9,38: “pedid al dueño de la mies que envíe trabajadores a su viña”. Si queremos más sacerdotes, religiosos, necesitamos pedirlo”.

Enseña a la gente joven cómo rezar. El Papa Benedicto XVI dijo que si no enseñamos a nuestros jóvenes a orar, nunca oirán la llamada de Dios en una profunda relación con El y en discipulado de la Iglesia” Leer más de esta entrada

FÁTIMA

Sacerdotes: usen los medios de comunicación


Medios de comunicacionEl sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la palabra

Fue el tema escogido por Benedicto XVI para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales en el año 2010, el mensaje  se dirige especialmente a los sacerdotes.

Les invita a “considerar los nuevos medios como un poderoso recurso para su ministerio al servicio de la Palabra y quiere dirigir una palabra de aliento para afrontar los retos derivados de la nueva cultura digital”.

Así lo señaló un comunicado del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, publicado por la Oficina de Información de la Santa Sede durante la fiesta de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel del 2009. Leer más de esta entrada

MAYO, MES DE MARÍA


Maria_Virgen_Asuncion_fondo_de_pantalla-15-959x655

Evangelio del domingo 4º de Pascua, 12 de Mayo de 2019


EL BUEN PASTOR

Jn 10, 27-30.

Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos.

Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y yo somos una sola cosa”.

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

Jesús se presenta a sí mismo como el buen Pastor anunciado, no sólo de Israel, sino de todos los hombres. Y su vida es una manifestación ininterrumpida, es más, una realización diaria de su caridad de buen pastor. Él siente compasión de las gentes, porque están cansadas y abatidas, como ovejas sin pastor.

“En aquel tiempo, dijo Jesús: Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco”.

Las ovejas conocen la voz del pastor porque le pertenecen, son suyas y Él conoce perfectamente a sus ovejas por su nombre. Jesús nos conoce por nuestro nombre, nos sabe de memoria, todo lo nuestro, también nuestros pecados, y, a pesar de todo, nos ama personalmente a cada uno, como si solo existiéramos cada uno. Ambos, Pastor y ovejas, se pertenecen en ese conocerse, aceptarse y amarse mutuamente.

Cuando el discípulo-pastor se acerca a las ovejas unido al amor de Cristo, las ovejas escuchan también su voz, que es la voz de Jesús mismo. No siguen al pastor, sino a Jesús.

¡Que Dios envíe a su santa Iglesia muchos pastores que tengan la voz inconfundible de Jesús!  Leer más de esta entrada

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 56 JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES


afiche.jpg

La valentía de arriesgar por la promesa de Dios

 

Queridos hermanos y hermanas:

Después de haber vivido, el pasado octubre, la vivaz y fructífera experiencia del Sínodo dedicado a los jóvenes, hemos celebrado recientemente la 34ª Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Dos grandes eventos, que han ayudado a que la Iglesia prestase más atención a la voz del Espíritu y también a la vida de los jóvenes, a sus interrogantes, al cansancio que los sobrecarga y a las esperanzas que albergan.

Quisiera retomar lo que compartí con los jóvenes en Panamá, para reflexionar en esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones sobre cómo la llamada del Señor nos hace portadores de una promesa y, al mismo tiempo, nos pide la valentía de arriesgarnos con él y por él. Me gustaría considerar brevemente estos dos aspectos, la promesa y el riesgo, contemplando con vosotros la escena evangélica de la llamada de los primeros discípulos en el lago de Galilea (Mc 1,16-20).

Dos parejas de hermanos –Simón y Andrés junto a Santiago y Juan–, están haciendo su trabajo diario como pescadores. En este trabajo arduo aprendieron las leyes de la naturaleza y, a veces, tuvieron que desafiarlas cuando los vientos eran contrarios y las olas sacudían las barcas. En ciertos días, la pesca abundante recompensaba el duro esfuerzo, pero otras veces, el trabajo de toda una noche no era suficiente para llenar las redes y regresaban a la orilla cansados y decepcionados. Leer más de esta entrada

Felicidades

A %d blogueros les gusta esto: