Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Obispos

PREPARACIÓN Y CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO

Evangelio del domingo 4º de Adviento, 24 de diciembre de 2017


Lucas 1,26-38

En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Angel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo al Angel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?”. El Angel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Y el Angel se alejó.

COMENTARIO

por Mons. Demetrio Fernández González
obispo  de Córdoba  (España)

¿Cómo puede ser que una virgen sea madre, o que una madre sea virgen? He aquí la paradoja, que nos invita a entrar dentro del misterio. Nuestra razón humana se queda corta ante esta realidad tan honda. Necesitamos un conocimiento superior para entrar dentro, necesitamos el conocimiento de la fe y la luz superior de la fe para entender que María es madre y es virgen al mismo tiempo. Más aún, que lo uno explica lo otro.

La Palabra de Dios así nos lo revela. María recibe el saludo del ángel, que le anuncia que va a ser madre del Verbo hecho carne y que le pide su consentimiento para este plan de Dios tan grandioso (cf Lc 1,26s). María acepta y el Verbo se hizo carne en su seno virginal, sin semen de varón. Leer más de esta entrada

EVANGELIO DEL DOMINGO 17º Ordinario, 30 de julio de 2017


Mateo 13,44-52

El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo.

El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.

El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces. Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve. Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos, para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.

¿Comprendieron todo esto?”. “Sí”, le respondieron.

Entonces agregó: “Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea

obispo prelado de Moyobamba

esús llama a entrar en el Reino a través de las parábolas, rasgo típico de su enseñanza; no habla de modo abstracto, sino que lanza imágenes, símbolos, términos evocadores. Las parábolas han salido de su corazón. El Evangelio de hoy culmina esa catequesis sobre el Reino de Dios que Jesús ha ido explicando estos domingos.

“El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo”.

Un tesoro es para todos algo deseable, algo codiciable, cuyo hallazgo llena de un gozo inmenso al afortunado que lo encuentra, ante el que se vende todo lo que hasta entonces le daba apariencia de felicidad y se compra el campo donde se halla escondido. Para entrar en el Reino Jesús exige también una elección radical, es necesario darlo todo; las palabras no bastan, hacen falta obras. Fruto de esa elección radical es la alegría que brota del corazón desprendido, disponible para el Reino. Lejos de ser una pérdida es una ganancia total. El Reino de los cielos es un bien incomparable, para lograrlo todo debe sacrificarse. El tesoro es Jesús. El Reino de los cielos es la Salvación, la Sabiduría, el Amor de Dios que se nos comunica por Jesucristo, es la irrupción de Jesucristo Rey en nuestra vida.

Leer más de esta entrada

CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS POR EL PAPA FRANCISCO

Evangelio del domingo 26 de febrero de 2017, 8º del tiempo ordinario


Mateo 6, 24-34

Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.
Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?
Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos?
¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida?
¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!
No se inquieten entonces, diciendo: ‘¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?’. Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.
Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.
No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El Evangelio de este domingo nos provoca y despierta. Jesús, en esa larga explicación que está haciendo de las bienaventuranzas, llega a un punto particularmente desconcertante: ¿Hasta cuándo te fías verdaderamente de Dios? ¿Hasta qué punto crees en su mirada y en sus manos para explicar la Divina Providencia?  Es una invitación de Jesús a la confianza en el indefectible amor de Dios, recordándonos que somos amados por Dios y asistidos por su auxilio.

“Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero”.

Basta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta del inmenso peligro, del grado de esclavitud del que Jesús quiere librarnos. La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios, del poder, del placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc. Leer más de esta entrada

OREMOS POR LOS ENFERMOS


1

Este año el título del mensaje publicado por el Papa Francisco es “El asombro ante las obras que Dios realiza: ‘El Poderoso ha hecho obras grandes por mí’” (Lc 1,49).

En su mensaje para este año, el Santo Padre recordó que esta Jornada fue instituida por su predecesor San Juan Pablo II, en 1992, y celebrada por primera vez en Lourdes (Francia) el 11 de febrero de 1993.

Esta Jornada, afirmó el Pontífice, “constituye una ocasión para prestar especial atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren en general; y, al mismo tiempo, es una llamada dirigida a los que se entregan en su favor, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, para que den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos”.

El Papa Francisco nombró al Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, como su enviado especial para la celebración de la XXV Jornada Mundial del Enfermo, que tendrá lugar en Lourdes en Francia, el 11 de febrero de 2017.

Leer más de esta entrada

Evangelio del domingo 1 de enero 2017, Santa María Madre de Dios


San Lucas 2, 16 – 21

Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho. Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

En el primer día del nuevo año tenemos la alegría y la gracia de celebrar a la santísima Virgen María, a quien la Iglesia venera como Madre de Dios, porque dio carne al Hijo del Padre eterno. El evangelio de esta solemnidad pone el acento principalmente en el Hijo de Dios hecho hombre, en su circuncisión y en la imposición del nombre de Jesús.

“En aquel tiempo los pastores fueron corriendo a Belén”, porque creyeron de verdad el anuncio del ángel, porque se sabían amados, se sentían amados  por el Señor. E iban en busca de ese amor. El ángel les había anunciado que en la ciudad de David, en Belén, había nacido el Salvador y que iban a encontrar la señal: un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Fueron a toda prisa. La señal que les habían dado era extraña: unos pañales y un pesebre. Si era el Mesías cómo iba a venir así. Lo esperaban entre el resplandor de los rayos y viene entre pañales. Era extraño, pero estaban muy alegres y la alegría les ponía alas en los pies. Se acercaron a la cueva con sus pobres regalos “y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre”. No entendían, pero se sentían felices. Como creyeron merecieron ver la realidad del Nacimiento del Señor y saber las cosas que les contarían la Virgen y san José.

Leer más de esta entrada

MARCHA EN LIMA EN CONTRA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO


conmishijosnotemetas

(InfoCatólica)  El día de ayer miles de ciudadanos realizaron en San Borja, Lima, una marcha y se plantaron frente a la sede del Ministerio de Educación, como parte de la campaña «Con mis hijos no te metas», que es promovida desde su página en Facebook, denunciando que el currículo escolar propone la llamada «ideología de género»

Los ciudadanos e integrantes de la Coordinadora Nacional Pro Familia salieron ayer a las calles para exigir la derogatoria del Decreto Supremo 281 del Ministerio de Educación que modifica el currículo escolar. Denuncian que la «guía de educación sexual integral» es una imposición del Gobierno que afectará el desarrollo sexual de sus hijos.

Recientemente los ciudadanos del Perú haciendo uso de sus derechos realizaron una declaración conjunta en respuesta al mensaje del presidente de la República doctor Pedro Pablo Kuczynski realizado el 13 de diciembre, en donde expresaba su intención de no «retroceder ni un milímetro en sus políticas» y entre ellas incluida la reforma educativa que planteaba promover la ideología de género. 

Evangelio del domingo 25 de diciembre de 2016, la Natividad del Señor


Juan 1,1-18

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. El no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él, al declarar: “Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”. De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El apóstol san Juan confiesa a Jesús como “la Palabra que estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios”. El nombre de Hijo de Dios significa la relación única y eterna de Jesucristo con Dios su Padre: Él es el Hijo único del Padre y Él mismo es Dios. Para ser cristiano es necesario creer que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Podemos invocar a Dios como “Padre” porque Él nos ha sido revelado por su Hijo hecho hombre y su Espíritu nos lo hace conocer. Lo que el hombre no puede concebir ni los poderes angélicos entrever, es decir, la relación personal del Hijo hacia el Padre, he aquí que el Espíritu del Hijo nos hace participar de esta relación a quienes creemos que Jesús es el Cristo y que hemos nacido de Dios.

“Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.” Confesar  la omnipotencia de Dios tiene un gran alcance para nuestra vida. Creemos que esa omnipotencia es universal, porque Dios, que ha creado todo, rige todo y lo puede todo. “En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas,  y las tinieblas no la percibieron.”

Leer más de esta entrada

Evangelio del domingo 4 de diciembre de 2016; 2º de Adviento


Mateo 3,1-12

En aquel tiempo se presentó Juan el Bautista, proclamando en el desierto de Judea: “Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca”.
A él se refería el profeta Isaías cuando dijo: Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos.
Juan tenía una túnica de pelos de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre.
La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Al ver que muchos fariseos y saduceos se acercaban a recibir su bautismo, Juan les dijo: “Raza de víboras, ¿quién les enseñó a escapar de la ira de Dios que se acerca? Produzcan el fruto de una sincera conversión, y no se contenten con decir: ‘Tenemos por padre a Abraham’. Porque yo les digo que de estas piedras Dios puede hacer surgir hijos de Abraham. El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no produce buen fruto será cortado y arrojado al fuego. Yo los bautizo con agua para que se conviertan; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. El los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Tiene en su mano la horquilla y limpiará su era: recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en un fuego inextinguible”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El Evangelio de este segundo Domingo del tiempo de Adviento está centrado en la figura de San Juan Bautista, la voz provisional que clama en el desierto. El Bautista anuncia la cercanía del Salvador y llama fuertemente a la conversión como único camino para alcanzar la salvación.
Leer más de esta entrada

HALLOWEEN: OBSERVANCIA EXTRAVAGANTE


No tenemos que darnos por vencidos y, además
es preciso criticar con toda claridad
estas observancias extravagantes,
completamente ajenas a la fe católica de nuestro pueblo
y a nuestra tradición cultural.

por Noticias Globales

Al acercarse el 31 de octubre, reproducimos la intervención de Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata (Argentina) sobre el Halloween.

Desde hace varios años se ha tomado la costumbre, en muchos ambientes, de celebrar Halloween y tengo la impresión de que quienes adoptan esta moda no saben bien de qué se trata.

Para remontarnos a los orígenes hay que decir que en la antigüedad era la celebración del Año Nuevo Celta. Se la ubica en Gran Bretaña e Irlanda, en épocas antiquísimas.

Se pensaba que en la noche del 31 de octubre al 1º de noviembre el espíritu de los muertos regresaba a su casa a visitar a sus hogares y que, además, esa noche vagaban diablos de toda especie, hadas, duendes, brujas  y toda clase de espíritus extraños.

Leer más de esta entrada

Evangelio del domingo 2 de octubre de 2016, 27º del Tiempo Ordinario


Lucas 17,5-10

Los Apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”.

El respondió: “Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería.

Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber'”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo prelado de Moyobamba

En el evangelio de hoy tenemos un ejemplo de los diálogos provocados por la palabra de Jesús. Están Jesús y los apóstoles frente a frente, y se plantea dos temas tan básicos como el poder de la fe y la relación del hombre con Dios. El evangelio nos enseña el papel fundamental de la fe en la gozosa dependencia de Dios.

“En aquel tiempo los Apóstoles dijeron al Señor: ‘Auméntanos la fe’”.

Los Apóstoles eran muy conscientes de la magnitud de la exigencia que el Señor les presentaba. Ellos ven la desproporción entre lo que el Maestro propone y lo que de hecho sus vidas dan de sí. Pero ellos, a su vez, le piden a Jesús que les otorgue, por gracia, lo que Él les pide. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: