Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Seminario

Aniversario de Ordenación Sacerdotal del Padre Alonso Sinarahua Salas


“HAY MOMENTOS DE LA VIDA EN LOS CUALES EL SEÑOR NOS PIDE PASOS DECISIVOS, QUE DEJARÁN UNA HUEIIA INDELEBLE Y SEÑALARÁN RUMBOS DEFINITIVOS, MOMENTOS EN LOS CUALES UN SI O UN NO A SU VOLUNTAD PUEDEN DETERMINAR PARA SIEMPRE TODO LO QUE VIENE DESPUÉS…”

Con alegría conmemoramos el primer aniversario de ordenación sacerdotal del P. Alonso Sinarahua Salas.

 

SACERDOTE PARA SIEMPRE

Feliz Aniversario Sacerdotal 31-10-2018

30 DE SEPTIEMBRE COLECTA POR LA PRELATURA 2018

29 ANIVERSARIO DE ORDENACIÓN SACERDOTAL


MONS. RAFAEL ESCUDERO LÓPEZ-BREA

Toledo, 09 de Julio de 1989 – Moyobamba, 09 de Julio de 2018

 

Captura de pantalla 2018-07-09 a la(s) 10.07.07.png

 

Mons. Rafael Escudero López-Brea nació el 4 de abril de 1962, en Quintanar de la Orden , provincia de Toledo, España.

Tras realizar sus primeros estudios en su pueblo natal, continuó su formación sacerdotal en el Seminario Mayor de Toledo, Instituto Teológico de San Ildefonso.

Fue ordenado sacerdote el 9 de julio de 1989. Ha ejercido el ministerio sacerdotal como Vicario parroquial de Sonseca (1989-1991); Párroco de la Parroquia de San Bartolomé de las Abiertas y Campillo de la Jara (1991-1994); profesor de religión en varios Institutos públicos (1992-1998);  Viceconsiliario y, posteriormente, Consiliario del Movimiento “Cursillos de Cristiandad” de Toledo (1991 al 2004); Capellán del Colegio “San Prudencio”, de Talavera de la Reina (1994-1998); Párroco de Cebolla (1998-2003); colaborador de la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en Talavera de la Reina (2003-2004); Administrador parroquial de la Parroquia de Montesclaros (2004).

En el año 2004 llegó a Perú, en el primer grupo de sacerdotes diocesanos de Toledo que atienden la Prelatura de Moyobamba, encomendada por la Santa Sede a la Archidiócesis de Toledo.

Después de haberse desempeñado como Vicario General y Párroco de la Catedral de la Prelatura, fue nombrado Obispo Coadjutor de Moyobamba el 8 de julio de 2006 por el Papa Benedicto XVI.

Recibió la ordenación episcopal en Moyobamba el día 26 de agosto, de manos del Sr. Cardenal Arzobispo de Toledo, Mons. Antonio Cañizares Llovera.

Desde el 21 de julio de 2007 es el Obispo Prelado de la Prelatura de Moyobamba.

tarj pag

¿Qué es la Solemnidad de San Pedro y San Pablo?


Cada 29 de junio, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles, el Padre Wenceslao Flores del Seminario Mayor “San José” de Moyobamba, nos recuerda y explica sobre estos grandes testigos de Jesucristo y, a la vez, y nos invita a una solemne confesión de fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica.

Feliz Aniversario Sacerdotal 27-06-2018

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


sagradocorazondejesus

La Comisión para la Doctrina de la Fe aclara que la consagración no es una oración mágica, sino que implica una preparación y compromiso profundo, e involucra la conciencia del combate espiritual contra los enemigos del alma.

Luego de que los Obispos  lanzaran una convocatoria para “orar y trabajar por la paz” en nuestro país, tan golpeado recientemente por una serie de acontecimientos violentos, han dado a conocer a los sacerdotes un manual electrónico con sugerencias para llevar a cabo en sus comunidades las iniciativas propuestas por los pastores.

Los Católicos debemos orar con gran fe, “convencidos de que para Dios no hay imposibles, pues Jesús lo dijo: ‘les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá’”, y participar “en los procesos de justicia, reconciliación y búsqueda de paz”.

Entre las acciones concretas que piden los Obispos al pueblo de Dios, se encuentra un “docenario” de oración intensa,  que “unidos al Papa Francisco, pidamos la intercesión de la Madre de Dios por la conversión de todos”, proponiendo también que ese día se haga una Consagración a María “a nivel personal, familiar o comunitario, ofreciéndole orar a su Hijo Jesús por la paz”.

El material contiene una reflexión teológica sobre lo que son los actos de consagración para que los sacerdotes puedan instruir a su feligresía. Y es que  “No se debe pensar que la consagración es una oración que mágicamente va a cambiar la vida personal y la situación del país, sino que se debe situar como un acto de piedad que requiere la conversión personal, el combate espiritual y las obras de caridad”. Leer más de esta entrada

Reliquias de Santa Margarita María Alacoque en la Prelatura de Moyobamba

DÍA DEL SEMINARIO


Domingo 27 de mayo a partir de las 09:00 am en el Seminario

Puertas abiertas.JPG

Todos los años los seminarios de Moyobamba (el Seminario Mayor de “San José” y el Seminario Menor “San Juan Pablo II”) abren sus puertas para que todo el que lo desee pueda venir a conocer nuestra casa; es lo que llamamos el “Día del Seminario”. En esta ocasión, esta jornada será el domingo 27 de mayo.

¡Es la ocasión perfecta para que vengas a conocernos! Y, si ya nos conoces, nos alegrará verte de nuevo por aquí.

Desde las nueve de la mañana estaremos recibiendo a todos los que vengan para enseñarles la casa; a las once de la mañana se presidirá la Santa Misa en la capilla del Seminario Mayor; a continuación tendremos la presentación de los seminaristas y alguna actuación de los mismos.

No lo dudes, ven a visitarnos. ¡Te esperamos!

MENSAJE DEL OBISPO DE MOYOBAMBA PARA EL DÍA DEL SEMINARIO


A todos los sacerdotes, religiosos y religiosas, a los animadores de las comunidades rurales, a los catequistas  y profesores de religión, a todos los fieles de la Prelatura de Moyobamba:

¡La paz y el gozo del Señor resucitado habiten en sus corazones!

Todos los fieles de la Iglesia hemos de dar  respuesta al deseo y a la invitación del Buen Pastor, quien, “al ver a las gentes se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Y dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos; rueguen al Señor de la cosecha que mande trabajadores a recogerla»” (Mt 9, 36-38).

Lo primero que tenemos que hacer es orar por los que el Señor va a llamar. La vocación de los discípulos nace precisamente en el coloquio íntimo de Jesús con el Padre. Las vocaciones al ministerio sacerdotal son fruto de un constante contacto con el Dios vivo y de una insistente oración que se eleva al “Señor de la cosecha” tanto en las parroquias, como en las familias cristianas y en las comunidades rurales.

Seguir a Cristo en la vocación significa, en palabras del Papa emérito Benedicto XVI, “aprender a tener la mirada de Jesús, a conocerlo íntimamente, a escucharlo en la Palabra y a encontrarlo en los sacramentos; quiere decir aprender a conformar la propia voluntad con la suya. Se trata de una verdadera y propia escuela de formación para cuantos se preparan para el ministerio sacerdotal y para la vida consagrada, bajo la guía de las autoridades eclesiásticas competentes. El Señor no deja de llamar, en todas las edades de la vida, para compartir su misión y servir a la Iglesia en el ministerio ordenado” (Mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2011).  La Iglesia “está llamada a custodiar este don, a estimarlo y amarlo. Ella es responsable del nacimiento y de la maduración de las vocaciones sacerdotales” (Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsinodal Pastores dabo vobis, 41).

Toda comunidad cristiana, todo fiel, debe asumir conscientemente el compromiso de promover las vocaciones. Es importante alentar y sostener a los que muestran claros indicios de la llamada a la vida sacerdotal, para que sientan el calor de toda la comunidad al decir «sí» a Dios y a la Iglesia.

Es necesario que nuestra prelatura de Moyobamba se haga cada vez más sensible y atenta a la pastoral vocacional, educando en las familias,  en las parroquias, en las escuelas y colegios y en los movimientos eclesiales a los muchachos y a los jóvenes para que madure en ellos una verdadera y afectuosa amistad con el Señor, cultivada en la oración personal y comunitaria, en la escucha de la Palabra y el seguimiento vocacional.

Me dirijo particularmente a ustedes, queridos sacerdotes. Para dar continuidad y difusión a la misión  de salvación que Cristo nos ha confiado, es imprescindible orar y trabajar pastoralmente para incrementar cuanto sea posible las vocaciones sacerdotales. El Señor necesita la colaboración de ustedes para que su llamada pueda llegar a los corazones de quienes ha escogido. Les exhorto a dar un verdadero y claro testimonio de amistad con Cristo, de vivir con alegría el don de sí mismos por amor a Jesucristo, de comunión conmigo y con los demás hermanos sacerdotes, sabiendo que ésta es la mejor pastoral vocacional: un testimonio de vida feliz, alegría, entusiasmo, entrega y santidad en el servicio del Señor. Ruego a todos los sacerdotes a orar por las vocaciones con la comunidad parroquial, especialmente en esta Semana Vocacional, celebrando la Hora Santa ante el Santísimo solemnemente expuesto, o rezando el santo Rosario. Éste es un problema muy importante para la vida de la Iglesia en todas las partes del mundo y de un modo muy especial en nuestra Prelatura.

Deseo dirigir un fraterno y especial saludo y aliento, a cuantos colaboran de diversas maneras en las parroquias y en los colegios con los sacerdotes. En particular, me dirijo a las familias, catequistas, profesores de religión, animadores. Queridas familias vivan con espíritu de fe, de caridad y de piedad, la posible vocación de sus hijos, sean capaces de ayudar a sus hijos a acoger con generosidad la llamada al sacerdocio. Queridos niños y jóvenes estén siempre abiertos a una posible llamada de Dios al sacerdocio; les recuerdo que el Señor les dará la gracia necesaria para responder con decisión y generosidad. Queridos catequistas, animadores de las comunidades rurales y profesores de religión, convencidos de su misión educativa y formativa, procuren cultivar a los niños y adolescentes que se les han confiado, de forma que éstos puedan sentir y seguir con buen ánimo la vocación al sacerdocio.

Con ocasión del Día del Seminario hago una llamada a todos los católicos de la Prelatura a colaborar con su aporte económico en el mantenimiento de nuestros seminarios Mayor y Menor  y en la colecta que con este motivo se va a realizar en todas las parroquias este domingo 28 de mayo. También exhorto a apoyar la creación de “Becas” por parte de sacerdotes, parroquias, movimientos eclesiales, familias… para ayudar a nuestros seminaristas. Con estas aportaciones no se cubren todos los gastos, sino que se colabora con la aportación del seminarista. Ya sabemos que lo económico no es lo más importante, pero es imprescindible para poder contar con sacerdotes en el futuro. La Iglesia necesita sacerdotes y hay que ayudarla a tenerlos.

La capacidad de suscitar y cultivar las vocaciones es un signo característico de la vitalidad de una parroquia, de un movimiento, de cualquier grupo católico, en definitiva de nuestra Prelatura. Invocamos con confianza e insistencia la ayuda de la Virgen María, para que, con su ejemplo de acogida al plan de Dios y con su eficaz intercesión, se pueda difundir en el interior de cada uno de los niños y jóvenes la disponibilidad a decir «sí» al Señor, que llama siempre a nuevos trabajadores para su campo.

Que el Señor les bendiga y guarde a todos.

+ Mons. Rafael Escudero López-Brea
Obispo Prelado de Moyobamba.

El “Directorio 2018” de la Prelatura de Moyobamba

CELEBRACIONES DEL CATECUMENADO DE INICIACIÓN CRISTIANA DE ADULTOS


Captura de pantalla 2018-02-20 a las 16.30.05

CELEBRACIONES DEL

CATECUMENADO

DE INICIACIÓN CRISTIANA

DE ADULTOS

Esc. Prelatura de Moyobamba San Martín

PRELATURA DE MOYOBAMBA

2018

CELEBRACIONES DENTRO DEL CATECUMENADO DE INICIACIÓN CRISTIANA DE ADULTOS

PRIMER GRADO

RITO DE ENTRADA EN EL CATECUMENADO

El Rito de “Entrada en el Catecumenado” por el que se agrega entre los catecúmenos a los que desean hacerse cristianos se celebra una vez acabada la primera “evangelización.

El rito litúrgico se puede realizar en la Misa del domingo. Es de desear que toda la comunidad cristiana, o alguna parte de ella, compuesta por los amigos y familiares, por los catequistas y sacerdotes, tengan parte activa en la ceremonia.

Asistan también los padrinos de catecumenado que han de presentar a la Iglesia los candidatos avalados por ellos.

RITO DE ENTRADA

Los candidatos con sus padrinos se reúnen con el grupo de fieles fuera de la iglesia. A este lugar acude el sacerdote o diácono, revestido con alba (o roquete) y estola, o también con capa pluvial de color blanco, mientras los fieles entonan, si se cree oportuno, un salmo o himno a propósito.

Monición previa

El celebrante saluda cortésmente a los candidatos.

Después les dirige la palabra a ellos, a sus padrinos y a todos los asistentes, mostrando el gozo y satisfacción de la Iglesia.

Después invita a los padrinos y a los candidatos a que se adelanten.

Mientras se acercan y ocupan un lugar ante el sacerdote, se puede entonar algún canto apropiado. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: