La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Vídeos

Los mormones, los archivos de la Iglesia y el “Árbol genealógico mundial”


mormones(RIES/CCSG) Argentina ha sido el último lugar del que se han tenido noticias: una archidiócesis católica suscribe un acuerdo con la Sociedad Genealógica de Utah, institución de los mormones, para que éstos microfilmen sus archivos, para la gran base de datos mundial que posee la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City (Utah, EE.UU.). Hace poco supimos que había pasado también en Lambayeque (Perú).

Este movimiento tiene ya registrados más de mil millones de nombres, extraídos de archivos en todo el mundo, en su gigantesca base de datos situada a doscientos metros bajo tierra en una cripta acorazada de la Montaña de Granito de Utah (EEUU). A los mormones les interesan los padrones, censos, partidas de bautismo y defunciones y escrituras notariales anteriores a 1924, pero la Iglesia católica alega en su negativa que las partidas de bautismo son privadas.

¿Y qué dice la Iglesia Católica?

Sociedad_Genealogica_Utah_EE_UU

LA POSTURA OFICIAL DE LA IGLESIA CATÓLICA

Mediante una carta dirigida a todos los episcopados del mundo, la Congregación para el Clero, organismo del Vaticano para las cuestiones relativas a los sacerdotes, ha reiterado el deseo de la Santa Sede de que las parroquias católicas se abstengan de poner sus registros parroquiales a disposición de los mormones, que suelen solicitarlos a través de la “Sociedad Genealógica de Utah”, según informaba ACI Prensa Info-RIES(nº 77).

La carta, firmada por el Prefecto de la Congregación, el cardenal Claudio Hummes, señala que “la Congregación para la Doctrina de la fe, con carta del 29 de enero del año en curso, ha indicado una cuestión –señalada por algunos obispos– referente a la posibilidad de permitir a la Sociedad Genealógica de Utah (mormones) de microfilmar y digitalizar las informaciones contenidas en los registros parroquiales”.

“En pleno acuerdo con las graves reservas expresadas por dicha Congregación –sigue la carta–, este Dicasterio desea llamar la atención de su Conferencia Episcopal, con el fin de que se dé el aviso a cada uno de los Ordinarios Diocesanos de no consentir, en su respectivo territorio, la susodicha práctica por ser lesiva a la privacidad de las personas y, además, si así fuera se cooperaría con las prácticas erróneas de la Church of Jesus Christ of Later-day Saints (iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días; denominación oficial de los mormones)”.Mormones Arbol genealogico mundial

La “práctica errónea” a la que hace referencia la carta del Cardenal Hummes es la creencia mormona de que los antepasados pueden ser salvados mediante un “bautismo póstumo”. A través los registros parroquiales, entre otros, la Sociedad Genealógica de Utah –el estado norteamericano donde se encuentra la sede mundial de los mormones–reconstruye las líneas de antepasados que pueden ser “salvados” mediante el “bautismo proxy” o “virtual”.

Según una fuente de la Congregación consultada por ACI Prensa, la carta del Cardenal Hummes,“reitera lo que la misma Congregación (para el Clero) comunicó el 29 de abril de 2005 cuando era Prefecto el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, mediante la carta de protocolo N. 20050757″.

La directiva vaticana expresa la preocupación por la posibilidad de que los mormones usen los archivos parroquiales como base para realizar los “bautismos de muertos” típicos de esa secta religiosa. Los mormones podrían investigar en los libros de bautismos de las parroquias católicas para encontrar a sus antepasados católicos y así poder bautizarse en su nombre. La Iglesia católica rechaza la práctica mormona por dos razones de tipo doctrinal: el bautismo imprime carácter, se hace en vida del fiel y no puede ser repetido; y el bautismo de los mormones es inválido pues no se hace en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Evangelio del domingo 26 de febrero de 2017, 8º del tiempo ordinario


Mateo 6, 24-34

Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.
Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?
Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos?
¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida?
¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!
No se inquieten entonces, diciendo: ‘¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?’. Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.
Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.
No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El Evangelio de este domingo nos provoca y despierta. Jesús, en esa larga explicación que está haciendo de las bienaventuranzas, llega a un punto particularmente desconcertante: ¿Hasta cuándo te fías verdaderamente de Dios? ¿Hasta qué punto crees en su mirada y en sus manos para explicar la Divina Providencia?  Es una invitación de Jesús a la confianza en el indefectible amor de Dios, recordándonos que somos amados por Dios y asistidos por su auxilio.

“Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero”.

Basta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta del inmenso peligro, del grado de esclavitud del que Jesús quiere librarnos. La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios. Trátese de dioses o de demonios, del poder, del placer, de la raza, de los antepasados, del Estado, del dinero, etc. Leer más de esta entrada

Videocatequesis: Evangelio del domingo 26 de febrero de 2017; 8º del tiempo ordinario

CANCIONERO CATOLICO

PAPA FRANCISCO. ANGELUS DOMINI. 19 de febrero de 2017.

El Sacerdocio es un don

AUDIENCIA GENERAL – PAPA FRANCISCO 15 DE FEBRERO 2017

El Sacramento de la Reconciliación


reconciliacin

Los cristianos estamos llamados a la santidad; para ello hay que vivir en gracia de Dios; pero podemos perder la gracia bautismal por el pecado mortal, que mata la vida sobrenatural del alma y rompe la amistad y la comunión con Dios. El pecado, como explica el Papa Juan Pablo II, es un acto suicida, porque ante todo, el hombre se daña a sí mismo, destruyendo toda obra buena.

El Señor Jesús ha instituido el sacramento de la penitencia, que se llama también y muy adecuadamente “Sacramento de la Reconciliación” o Confesión, para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo y abrirnos así la puerta a la reconciliación con Dios.

Jesucristo, por ser Dios, tiene poder para perdonar los pecados, y dio este poder a los Apóstoles y sus sucesores en el sacerdocio, quienes actúan “en la persona de Cristo”; o sea que, de hecho, es el mismo Jesucristo el que perdona por el misterio del sacerdote.

¿Qué es el sacramento de la reconciliación? Leer más de esta entrada

Evangelio para niños del 19 de Febrero de 2017

Evangelio del domingo 19 de febrero de 2017, 7º del tiempo ordinario


Mateo 5,38-48

Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

Frente a la interpretación farisea de la ley que había caído en la trampa del mínimo imprescindible y del simple cumplimiento externo, Jesús nos propone una vivencia de la ley desde dentro, fundamentada en una relación personal con el Padre. En el evangelio de este domingo Jesús propone a los discípulos cómo hemos de actuar movidos por la caridad. Sus preceptos son directos, incisivos y sencillos.

“Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal”.

La ley del talión, al imponer un castigo igual a la ofensa, quería limitar los excesos de la venganza. Esto era ya querer atenuar el instinto natural.

El Señor habla con propia autoridad, se coloca por encima de la ley, la corrige como si fuera un nuevo Moisés, y así nos enseña  el rechazo absoluto de la ira, del odio y de la venganza, y da por abolida la ley del talión.

Más aún, Cristo exige a sus discípulos la no violencia, en una actitud de gran fuerza interior. No se domina el mal con el mal, se vence el mal con el bien, se responde al odio con amor. Leer más de esta entrada

Videocatequesis: Evangelio del domingo 19 de febrero de 2017; 7º del tiempo ordinario

Evangelio para niños del 12 de Febrero de 2017

A %d blogueros les gusta esto: