Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Vídeos

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 21-09-2018 (San Mateo 9,9-13.)


«¿Por qué vuestro maestro come con los publicanos y pecadores?»

Nuestro Señor escogió a Mateo, el recolector de impuestos, para que animara a sus colegas a ir con él. Vio a unos pecadores, les llamó y les hizo sentar a la mesa con él. Qué espectáculo tan admirable: los ángeles están de pié y temblando, mientras que los publicanos, sentados, se gozan. Los ángeles están impresionados y con temor a causa de la grandeza del Señor, y los pecadores comen y beben con él. Los escribas se asfixian de odio y despecho, y los publicanos exultan a causa de su misericordia. Los cielos han visto este espectáculo y están llenos de admiración; los infiernos lo han visto y se han vuelto locos. Satán lo ha visto y se ha llenado de rabia; la muerte lo ha visto y se ha debilitado, los escribas lo han visto y se han turbado enormemente. Hubo gozo en los cielos y alegría entre los ángeles porque los rebeldes se habían convencido, los recalcitrantes sosegado, los pecadores enmendados, y porque los publicanos habían sido justificados. Puesto que nuestro Señor, a pesar de las exhortaciones de sus amigos (Mt 16,22), no renunció a la ignominia de la cruz, no renunció a la compañía de los publicanos a pesar de las burlas de sus enemigos, despreció la burla y menospreció la alabanza, hizo así lo que creyó era mejor para los hombres.

San Efrén (c. 306-373)

Diácono en Siria, doctor de la Iglesia

Comentario del Evangelio o Diatessaron, 5, 17

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

30 DE SEPTIEMBRE COLECTA POR LA PRELATURA 2018

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 20-09-2018 (San Lucas 7,36-50.)


 

«A causa de su gran Amor»

«Que me bese con un beso de su boca» (Ct 1,2). ¿Quién es que habla así? La esposa [del Cantar de los cantares]. ¿Y quién es esta esposa? El alma sedienta de Dios. ¿Y a quién habla? A su Dios… No se podrían encontrar palabras más tiernas para expresar la ternura recíproca de Dios y del alma, que los del Esposo y la esposa. Todo les es común, no poseen nada propio ni aparte. Es única su heredad, única su mesa, única su casa, incluso es única la carne que los constituye unidos (Gn 2,24)… Si la palabra amar pertenece de manera especial y en primer lugar al esposo, no es sin buenas razones que se da el nombre de esposa al alma que ama a Dios. La prueba de que ama es que pide a Dios un beso. No desea ni la libertad, ni la recompensa, ni una herencia, ni tan sólo una enseñanza, sino un beso, al modo de una casta esposa, levantada por un santo amor e incapaz de esconder la llama que le abrasa el corazón… Si, su amor es casto puesto que sólo desea a aquel que ama, y no cualquier otra cosa que sea de él. Su amor es santo puesto que no ama con un deseo pesado y carnal sino con la pureza del espíritu. Su amor es ardoroso, y ebria de este mismo amor, olvida la grandeza de Aquel que ama. En efecto ¿no es él que con una mirada hace temblar la tierra? (Sl 103,32). ¿Es a él a quien pide un beso? ¿No está ebria? Sí, está ebria de amor por su Dios… ¡Qué fuerza en el amor! ¡Qué confianza y qué libertad en el Espíritu! ¿Cómo expresar con mayor claridad que « el amor echa fuera el temor? (1Jn 4,18).

San Bernardo (1091-1153)

Monje cisterciense y doctor de la Iglesia

Sermón 7 sobre el Cantar de los Cantares

FUENTE:es.catholic.net/

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO 20 DE Septiembre 2018


“Honrar a los padres conduce a una larga vida feliz”, indicó el Papa la mañana de este 19 de septiembre en la Audiencia General, celebrada en la Plaza de San Pedro, donde el Pontífice se encontró con grupos de peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo. El Santo Padre, continuando el ciclo de catequesis sobre los Mandamiento ha centrado esta vez su atención sobre el tema: “Honra a tu padre y a tu madre” (Ef 6, 1-4). “Honrar a los padres que nos han dado la vida”, exhortó el Papa Francisco. “Si te has alejado de tus padres – aconsejó el Papa– haz un esfuerzo y vuelve, vuelve a ellos; quizás son viejos… Te han dado la vida”.

¿MIS HIJOS NO QUIEREN REZAR? (Padre Montijo)

Evangelio del Domingo XXV del Tiempo Ordinario, 23 de Setiembre de 2018


San Marcos 9,30-37

Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará”.

Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas. Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: “¿De qué hablaban en el camino?”.

Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande. Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: “El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos”.

Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: “El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado”.

COMENTARIO

por Monseñor Rafael Escudero
+ Obispo Prelado

El Evangelio nos presenta el segundo anuncio de la pasión. Víctima de sus adversarios, que le acosan porque se sienten denunciados con su sola presencia, Jesús camina consciente y libremente hacia el destino que el Padre le ha preparado.

“Y saliendo de allí, iban caminando por Galilea; él no quería que se supiera, porque iba enseñando a sus discípulos”.

 “Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará»”.

Debido a su unión con la Sabiduría divina en la persona del Verbo encarnado, el conocimiento humano de Cristo gozaba en plenitud de la ciencia de los designios eternos que había venido a revelar. Leer más de esta entrada

Rezo del Angelus: 17 de septiembre de 2018


“Solo encontramos la felicidad cuando el amor, la verdad, nos encuentra, nos sorprende, nos cambia”: el Papa Francisco comentó en estos términos el Evangelio del día, antes del Ángelus de este 16 de septiembre, desde la ventana del palacio apostólico que da a la Plaza de San Pedro donde se reunieron unas 35,000 personas, según la Gendarmería del Vaticano. El Papa señaló que a Cristo no le importan las “encuestas” sobre su popularidad y espera respuestas de sus discípulos que no sean “prefabricadas”, sino respuestas que provienen del corazón.

CANCIONERO CATOLICO

Video Catequesis. Domingo XXV del Tiempo Ordinario

COMENTARIO DEL EVANGELIO DE HOY 17-08-2018 (San Lucas 7,1-10.)


«Dí una sóla palabra y mi siervo sanará»

¿Cómo, el centurión, ha obtenido la gracia de la curación de su siervo? Porque yo —dijo— también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes, y le digo a uno: «ve», y va; al otro: «ven», y viene; y a mi criado: «haz esto», y lo hace. Soy una autoridad con súbditos a mis órdenes, pero sometido a otra autoridad superior a mí. Por tanto —reflexiona— si yo, un hombre sometido al poder de otro, tengo el poder de mandar, ¿qué no podrás tú de quien depende toda potestad? Y el que esto decía era un pagano, centurión para más señas. Se comportaba allí como un soldado, como un soldado con grado de centurión; sometido a autoridad y constituido en autoridad; obediente como súbdito y dando órdenes a sus subordinados. Y si bien el Señor estaba incorporado al pueblo judío, anunciaba ya que la Iglesia habría de propagarse por todo el orbe de la tierra, a la que más tarde enviaría a los Apóstoles (Mt 8,11): él, no visto pero creído por los paganos, visto y muerto por los judíos. Y así como el Señor, sin entrar físicamente en la casa del centurión —ausente con el cuerpo, presente con su majestad—, sanó no obstante su fe y su misma familia, así también el Señor en persona sólo estuvo corporalmente en el pueblo judío; entre las demás gentes ni nació de una virgen, ni padeció, ni recorrió sus caminos, ni soportó las penalidades humanas, ni obra las maravillas divinas. Nada de esto en los otros pueblos. Y sin embargo, a propósito de Jesús se cumplió lo que se había dicho: Un pueblo extraño fue mi vasallo. ¿Pero cómo, si es un pueblo extraño? Me escuchaban y me obedecían (Mt 8,11). El mundo entero oyó y creyó.

San Agustín (354-430)

Obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia

Sermón 62

 

FUENTE: http://evangeliodeldia.org

 

Capilla de adoración eucarística en directo (online/en vivo)

UN SOLO SEÑOR, UNA SOLA FE


«La verdadera religión»


¿En qué religión se encuentra la verdad absoluta? ¿Son iguales todas las religiones? Aquellos que profesan otras religiones y son justos, ¿se pueden salvar? Dios respeta la libertad del hombre y no nos obliga a convertirnos, pero nos dio esta libertad para que busquemos la verdad, y tenemos la obligación de hacerlo. La gracia de Cristo en orden a la salvación no le faltará a aquel que lo busque sinceramente y luche por encontrar la verdad.

A %d blogueros les gusta esto: