La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos en la Categoría: Vídeos

LA HISTORIA DE NAVIDAD

Evangelio del domingo 2º de Adviento, 10 de Diciembre de 2017


Marcos 1,1-8

Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios. Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino. Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos, así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: “Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

El Evangelio de este segundo Domingo del tiempo de Adviento está centrado en la figura de San Juan Bautista, la voz provisional que clama en el desierto. El Bautista anuncia la cercanía del Salvador y llama fuertemente a la conversión como único camino para alcanzar la salvación.

San Juan Bautista, pasó su juventud preparándose para su ministerio de Pre­cursor del Mesías. En el evangelio de hoy hace su aparición pública en el desierto. Leer más de esta entrada

Capilla de adoracion eucarística en directo (online/en vivo)

VISITA DEL PAPA AL PERÚ


papa-francisco-en-el-peru

 

Captura de pantalla 2017-08-11 a las 9.43.18.png

Conferencia Episcopal Peruana

CARTA PASTORAL

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia… Lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos (Mt 16,18-20).

A todos los fieles y personas de buena voluntad

Queridos hermanos: Paz en el Señor.

Les escribimos esta carta con ocasión de la próxima visita apostólica que va a realizar el Papa Francisco al Perú los días 18 al 21 de enero del próximo año 2018. Y lo hacemos con el propósito de orientar a todos sobre su sentido y el espíritu con que debemos prepararnos para recibir al Santo Padre y acoger el testimonio de fe y esperanza que nos trae en nombre del Señor Jesús.

El anuncio de la visita nos llena de alegría al pueblo cristiano y es motivo de esperanza para todo el Perú. El gozo que sentimos nos compromete a prepararnos adecuadamente para que esos días sean de gracia y bendición y ocasión de siembra generosa, llamada a dar frutos de renovación en nuestra vida cristiana y de fortalecimiento de los valores de convivencia cívicos, de los que estamos tan urgidos en el momento presente. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO 6 DE DICIEMBRE 2017


“He querido expresar la cercanía de Cristo y de la Iglesia a un pueblo que ha sufrido a causa de conflictos y represiones, y que ahora está lentamente caminando hacia una nueva condición de libertad y de paz”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del primer miércoles de diciembre, al regresar de su Viaje Apostólico a Myanmar y Bangladés. Ha sido un gran don de Dios, y por eso le agradezco a Él por cada cosa, dijo el Santo Padre, especialmente por los encuentros que he podido tener. Renuevo la expresión de mi gratitud a las Autoridades de los dos Países y a los respectivos Obispos, por todo el trabajo de preparación y por la acogida reservada a mí y a mis colaboradores. Un “gracias” sincero, dirigió el Pontífice, a la gente birmana y aquella bangladesí, que ha demostrado tanta fe y tanto afecto. Por primera vez – afirmó el Papa – un sucesor de Pedro visitaba Myanmar, y esto ha sucedido poco después que se han establecido las relaciones diplomáticas entre este País y la Santa Sede. El Santo Padre ha saludado a los visitantes de habla española, en particular a los provenientes de España y Latinoamérica, y les ha animado, en este tiempo de Adviento, a “fortalecer su vida cristiana con la oración, la escucha de la Palabra de Dios y las obras de caridad, y, siguiendo el ejemplo de la Inmaculada Virgen María, cuya solemnidad celebraremos pasado mañana, preparen su corazón para recibir al Señor que ya viene”. En el vídeo superior se visualiza y escucha la catequesis traducida al español y la síntesis que el Santo Padre ha hecho en nuestro idioma.

GRACIAS POR LOS NO (Padre Sam)

CANCIONERO CATOLICO

Ángelus del Papa Francisco: 3 de diciembre de 2017


Este primer domingo de Adviento, el Papa Francisco exhortó a “estar siempre vigilantes y esperar al Señor”. “Se trata, explicó en el Ángelus de este 3 de Diciembre, de tener una mirada de comprensión para reconocer también las miserias y las pobrezas de los individuos y la sociedad, como la riqueza oculta en las pequeñas cosas de cada día, exactamente ahí donde el Señor nos ha puesto”. Presidiendo la oración mariana en la Plaza San Pedro, ante 15,000 personas, el primer domingo del tiempo de Adviento, el Papa invitó a no dejarse “llevar por la distracción o por la superficialidad” sino a volverse hacia los demás, a “combatir la indiferencia y la crueldad”. Animó también a rechazar las tentaciones “de infidelidad a la llamada del Señor: Él nos indica el buen camino, el camino de la fe y del amor, pero nosotros buscamos nuestra felicidad fuera”.

ADVIENTO PARA NIÑOS 2017

TE LO DIGO CANTANDO (Luis E. Ascoy)

SAN ANDRÉS (Apóstol)


El nombre “Andrés” (del griego Andreia, valentía o valor) como otros nombres griegos, parece haber sido común entre los judíos del segundo o tercer Siglo Antes de Cristo.

San Andrés, el Apóstol, hijo de Jonás, o Juan (Mateo, 16, 17; Juan, 1, 42), nació en Bethsaida de Galilea (Juan, 1, 44) ; fue el hermano de Simón Pedro (Mateo 10,2; Juan 1, 40),  ambos fueron pescadores (Mateo 4, 18; Marcos 1, 16), y al comienzo de la vida pública de Nuestro Señor ocuparon la casa de Cafarnaúm (Marcos 1, 21, 29).

Desde el cuarto Evangelio aprendemos que Andrés fue discípulo del Bautista y de Juan el Evangelista para seguir a Jesús (Juan, 1, 35-40). Andrés inmediatamente reconoció a Jesús como el Mesías, Pedro, (Juan, 1, 41). Desde entonces los dos hermanos fueron discípulos de Cristo.

En las ocasiones subsiguientes, previas al llamado final al apostolado, ellos fueron llamados a la cercana compañía, y luego dejaron todo para seguir a Jesús (Lucas 5, 11; Mateo, 4, 19, 20; Marcos, 1, 17, 18). Finalmente Andrés fue elegido para ser uno de los Doce; y en las varias listas de Apóstoles dadas en el Nuevo Testamento (Mateo, 10, 2-4; Marcos, 3, 16-19; Lucas, 6, 14-16; Actos, 1, 13) el siempre aparece entre los cuatro primeros.

La única otra explicita referencia a él en el Synoptists, ocurre en (Marcos,13, 3), donde anunciaron su unión con Pedro, Jaime y Juan en poner la cuestión que dejo Nuestro Señor en su gran discurso escatológico. Además de esta exigua información, aprendimos del cuarto Evangelio que en ocasión de la milagrosa alimentación de quinientas personas. Leer más de esta entrada

Evangelio del domingo 1º de Adviento, 3 de diciembre de 2017


Marcos 13,33-37

Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento. Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela. Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana. No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos. Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!”.

COMENTARIO

por Mons. Rafael Escudero López-Brea
obispo prelado de Moyobamba

Jesús en el Evangelio de este primer domingo de Adviento nos habla sobre los últimos acontecimientos y el desenlace final de la vida humana y nos hace una llamada a la vigilancia activa en la espera del Señor. El Evangelio centra nuestra atención en la última venida de Cristo. Jesús siempre se negó a dar la fecha de su segunda y última venida. La consecuencia es la insistencia en la vigilancia, pues el Señor puede venir inesperadamente y encontrarnos dormidos. Finalmente, subraya el carácter universal de esta llamada a la vigilancia. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: