La Prelatura de Moyobamba

Iglesia católica en la selva amazónica de la Región San Martín (Perú)

Archivos por Etiqueta: fiesta de navidad

ORDENACION PRESBÍTERAL 2017


IMG_7027 copy.JPG

El pasado sábado fin de semana la Prelatura de Moyobamba se vistió de fiesta y con gozo en el Señor; se celebró la ordenación Sacerdotal del Diácono Moises Peres Díaz de nuestro amado Seminario que  llenó de alegría a la Iglesia por que el Señor sigue enviando pastores a su mies.

Este acontecimiento de gracia para nuestra comunidad católica de Moyobamba se llevó a cabo el sábado 11 de marzo a las 10.00am en la Iglesia Catedral, el cual se inició con la celebración Eucarística en la que por imposición de manos de Mons. Rafael Alfonso Escudero López-Brea.

Este hecho refleja la fidelidad de nuestro Señor Jesucristo, de seguir levantando varones valientes conforme a su corazón para servir en su viña.IMG_7075 copy.jpg

La ordenación de estos nuevos sacerdotes es una bendición para nuestra Prelatura pero a la vez es un compromiso de toda la feligresía de orar fervientemente por la santidad y fidelidad de nuestros consagrados. Porque ser un sacerdote es vivir en medio del mundo sin ambicionar sus placeres, ser miembro de cada familia sin pertenecer a ninguna, compartir todos los sufrimientos y perdonar todas las ofensas, ser Sacerdote es ser Jesucristo aquí en la Tierra.

La celebración de su primera Santa Misa se realizó el domingo 12 del presente a las 10:30 de la mañana en el “Santuario Señor del Perdón” de Moyobamba.

Rogamos al Espíritu Santo que escriba con su fuego la palabra de Dios en los corazones de todos los Sacerdotes esta promesa: “Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía. Y antes que nacieses te tenía consagrado: Yo profeta de las naciones te constituí” (Jr. 1,5) y que cada sacerdote anhele asemejarse a Jesús por que JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR ES EL SUPREMO Y ETERNO SACERDOTE.

¡Alabado sea Jesucristo!

IMG_7154 copy.JPG

CON MIS HIJOS NO TE METAS

CATEQUESIS DEL PAPA: en el corazón llevamos la alegría de la Pascua


Catequesis del Papa en español

(Radio Vaticano)

Después de las solemnes celebraciones de la Pascua, nuestro encuentro de hoy está lleno de gozo espiritual, a pesar de que el cielo está gris en el corazón llevamos la alegría de la Pascua, la certeza de la resurrección de Cristo, que definitivamente ha triunfado sobre la muerte. En primer lugar renuevo en cada uno de ustedes una cordial felicitación pascual: en cada casa y en cada corazón resuene el anuncio de la grata Resurrección de Cristo, a fin de hacer renacer la esperanza. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: La cruz de Cristo revela que Dios habla a través del silencio


Catequesis del Papa en español

(Radio Vaticano)

Queridos hermanos y hermanas,

en una serie de catequesis precedentes he hablado sobre la oración de Jesús y no quisiera concluir esta reflexión, sin detenerme brevemente sobre el tema del silencio de Jesús, tan importante en la relación con Dios.

En la Exhortación apostólica Postsinodal Verbum Domini, había hecho referencia al papel que el silencio asume en la vida de Jesús, sobre todo en el Gólgota: “Aquí estamos frente a la “Palabra de la Cruz “(1 Cor 1,18). El verbo enmudece, se convierte en silencio mortal, ya que se “dijo” hasta callar, que no retuviera nada de lo que teníamos que comunicar “(n. 12). Frente a este silencio de la cruz, San Máximo el Confesor pone en los labios de la Madre de Dios la siguiente expresión: “Sin palabra está la Palabra del Padre, que hizo a todas las criaturas que hablan, sin vida están los ojos apagados de aquel que a su palabra y a su gesto se mueve todo lo que tiene la vida “(La Vida de María, n 89:.. Textos marianos del primer milenio, 2, Roma 1989, p 253).

La cruz de Cristo no sólo muestra el silencio de Jesús como su última palabra al Padre, sino que también revela que Dios habla a través del silencio: “El silencio de Dios, la experiencia de la lejanía del Omnipotente y Padre es la etapa decisiva en el camino terreno del Hijo de Dios, la Palabra encarnada. Colgado en la cruz, se ha lamentado por el dolor causado por este silencio: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado” (Mc 15:34, Mt 27:46). Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: Jesús, en el momento extremo de su muerte, nos comunica la certeza de que, por duras que sean las pruebas, no estaremos nunca fuera de las manos de Dios


(Radio Vaticano)

Queridos hermanos y hermanas

En nuestra escuela de oración, el miércoles pasado, hable sobre la oración de Jesús en la cruz, tomada del Salmo 22 “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?”. Ahora quisiera seguir meditando sobre las oraciones de Jesús en cruz en la inminencia de la muerte y quisiera detenerme sobre la narración que encontramos en el Evangelio de San Lucas. El Evangelista nos ha transmitido tres palabras de Jesús en la cruz, de las cuales, dos – la primera y la tercera – son oraciones dirigidas explícitamente al Padre. Mientras que la segunda es la promesa hecha al denominado buen ladrón, crucificado con Él; respondiendo, en efecto al ruego del ladrón, Jesús lo tranquiliza: « Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lc 23,43).

En la narración de Lucas se entrelazan sugestivamente las dos oraciones que Jesús muriendo le dirige al Padre y la acogida de la súplica que le dirige a Él el pecador arrepentido. Jesús invoca al Padre y, al mismo tiempo, escucha el ruego de este hombre, que a menudo es llamado latro poenitens, «ladrón arrepentido». Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: Dios está cerca de nosotros, aunque calle aparentemente


(Radio Vaticano)

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy me gustaría reflexionar con vosotros sobre la oración de Jesús ante la inminencia de la muerte, deteniéndome sobre lo que nos dicen San Marcos y San Mateo. Los dos evangelistas nos refieren la oración de Jesús muriéndose no sólo en la lengua griega, con la que está escrita su historia, sino también, por la importancia de aquellas palabras, en una mezcla de hebreo y arameo. De esta manera se ha transmitido no sólo el contenido, sino también el sonido con que esta oración ha vibrado en los labios de Jesús. Escuchamos, realmente, tal como eran las palabras de Jesús. Al mismo tiempo, los dos evangelistas nos han descrito la actitud de los presentes en la crucifixión, que no entendieron -o no quisieron entender – esta oración. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: la persona consagrada existe “para” los demás, separado del mundo y apartado para Dios, en vista de una tarea y a disposición de todos


(Radio Vaticano)

En el marco de la celebración de la fiesta de la Conversión de San Pablo Apóstol, en la conclusión la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, esta mañana a las 10.30 Benedicto XVI celebró la Audiencia General en el Aula Pablo VI del Vaticano y dedicó su catequesis a la oración sacerdotal que el Señor pronuncia antes de su Pasión.

***

Queridos hermanos y hermanas,

en la catequesis de hoy concentramos nuestra atención en la oración que Jesús dirige al Padre a la «Hora» de su elevación y su glorificación (cf. Jn 17,1-26). Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica: “La tradición cristiana con razón la define la “oración sacerdotal “de Jesús. Es aquella del Sumo Sacerdote, es inseparable de su Sacrificio, de su “paso” [pascua] hacia el Padre, donde Él está enteramente “consagrado” al Padre “(n. 2747). Así dice el Catecismo. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: Los cristianos compartimos la victoria de Cristo


(Radio Vaticano)
Queridos hermanos y hermanas!

Hoy inicia la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que, desde hace más de un siglo, se celebra cada año por los cristianos de todas la Iglesias y Comunidades eclesiales, para invocar aquel don extraordinario por el que el mismo Señor Jesús ha rezado durante la Última Cena, antes de su pasión: “Para que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”. (Juan 17,21). La práctica de la Semana para la Unidad de los Cristianos fue introducida en 1908 por el Padre Paul Wattson, fundador de una comunidad religiosa anglicana que poco después entró a formar parte de la Iglesia católica. La iniciativa recibió la bendición del Papa San Pío X y fue promovida por el Papa Benedicto XV, que animó a que se celebrara en toda la Iglesia con el Breve Romanorum Pontificum, del 25 febrero de 1916.

El octavario de oración fue desarrollado y perfeccionado en los años 30 del siglo pasado por el Abad Paul Couturier de Lion, que sostuvo la oración “por la unidad de la Iglesia tal como Cristo quiso y conforme con los instrumentos que Él quiso”. En sus últimos escritos el Abad Couturier ve esta Semana como un medio que permite a la oración universal de Cristo “entrar y penetrar en todo el Cuerpo cristiano”; la Semana debe crecer hasta convertirse “en un inmenso, unánime grito de todo el Pueblo de Dios”, que pide a Dios este ingente don. Y es precisamente en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que el impulso dado por el Concilio Vaticano II en la búsqueda de la plena unidad entre todos los discípulos de Cristo encuentra cada año una de sus más eficaces expresiones. Esta cita espiritual, que une a los cristianos de todas las tradiciones, aumenta nuestra conciencia sobre el hecho de que la unidad hacia la cual tendemos, no sólo puede ser el resultado de nuestros esfuerzos, sino más bien es un don que recibimos desde lo alto, que siempre debemos invocar. Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: la oración en la Última Cena


(Radio Vaticano)
Queridos hermanos y hermanas,
en nuestro camino de reflexión sobre la oración de Jesús, presentada en los Evangelios, hoy quisiera meditar sobre el momento, particularmente solemne, de la oración en la Última Cena. La escena temporal y emocional del banquete en el que Cristo se despide de sus amigos, esta marcada por la inminencia de su muerte, que Él siente ya muy cerca. Desde hacía mucho tiempo, Jesús había hablado de su pasión, tratando también de implicar cada vez más a sus discípulos en esta perspectiva. El Evangelio de Marcos nos dice que desde el inicio de su viaje a Jerusalén, en los pueblos de la lejana Cesarea de Filipo, Jesús había empezado “a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días” (Mc 8,31).
Leer más de esta entrada

CATEQUESIS DEL PAPA: Navidad y Epifanía, alegría y luz


Queridos hermanos y hermanas:
Me complace daros la bienvenida a esta primera Audiencia general del nuevo año y con todo mi corazón os ofrezco a vosotros y a vuestras familias mis mejores y mis más afectuosos deseos de buen año: Dios, que en el nacimiento de Cristo, su Hijo, ha inundado todo el mundo de alegría, derrame la paz sobre las obras y los días.
Estamos en el tiempo litúrgico de Navidad, que comienza la noche del 24 de diciembre con la víspera de Navidad y termina con la celebración del Bautismo del Señor. El arco de estos días es corto, pero lleno de celebraciones y de misterios y reúne todo en torno a dos grandes fiestas del Señor: Navidad y Epifanía. El nombre de estas dos solemnidades indica sus respectivas características. La Navidad celebra el hecho histórico del nacimiento de Jesús en Belén.
La Epifanía, nacida como fiesta en Oriente, indica un hecho, pero sobre todo un aspecto del Misterio: Dios se revela en la naturaleza humana de Cristo y éste es el sentido del verbo griego epiphaino (hacerse visible). En esta perspectiva, la Epifanía nos lleva a una serie de eventos cuyo objetivo es la manifestación del Señor: de manera particular la adoración de los Magos, que reconocen a Jesús como el Mesías esperado, pero también el Bautismo en el río Jordán con su teofanía, la voz de Dios desde lo alto, y el milagro de las bodas de Caná, como primera “señal” obrada por Cristo.  Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: